Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Poco amigo de la prensa

Comenzaba la conferencia de prensa, y el presidente Zviat Gamsajurdia, sin contestara la pregunta de EL PAÍS sobre el destino del líder de Osetia del Sur, Torez Kolumbekov, dio órdenes a dos corpulentos muchachos. Éstos se acercaron a uno de los periodistas y le obligaron a abandonar la sala."Ese sujeto ha dicho que en Georgia la policía está intimidando a la población y obligándola a votar. Habría que meterle en la cárcel por desinformar al mundo, pero yo sólo le expulso de esta sala". Ésta fue la explicación que dio Garrisajurdia a los consternados periodistas. El expulsado era Gula Popjadzc, un georgiano que trabaja para Radio Libertad y que asegura que la acusación del presidente carecía de fundamento. Luego, los hombres de Gamsajurdia sacaron a otro corresponsal del mismo medio.

"Es un criminal, un bandido, y como tal será juzgado", dijo Gamsajurdia, ante mi insistencia, sobre Kolumbekov. El problema con la prensa, según Garrisajurdia, es que los periodistas occidentales "son crédulos como niños", y no se dan cuenta de que "no hay oposición", sino sólo "criminales y gamberros". En cuanto a los georgianos que escriben en la prensa moscovita, como el corresponsal Mijadze, de Novedades de Moscú, son "difamadores y traidores" que deberían ser juzgados por traición a la patria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de mayo de 1991