Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA 'despide' la campaña con una oleada de bombas en locales públicos y viviendas de Málaga y Alicante

La organización terrorista ETA despidió ayer la campaña electoral con una oleada de bombas en restaurantes, hoteles y bloques de apartamentos de Alicante y Málaga. En Alicante, los artefactos, que no causaron víctimas, estallaron en un hotel de Torrevieja y un restaurante de Santa Pola. En la Costa del Sol, los explosivos fueron colocados en unos apartamentos de Marbella, un restaurante del puerto deportivo de Estepona y otro de Mijas. Los artificieros de la policía llegaron a tiempo de desactivar una bomba en Torremolinos.Los avisos de los terroristas obligaron a la policía a desalojar dos bloques de apartamentos de Torremolinos y otro en Benalmádena, sin que al cierre de esta edición se hubieran producido nuevas explosiones. Hubo otras dos alarmas, que resultaron falsas, en Torremolinos y en Benalmádena.

En Marbella, la explosión de un artefacto de escasa potencia en la entrada de los apartamentos Diano, del complejo Las Fuentes, en el paseo marítimo, ocasionó daños materiales de poca consideración en el vestíbulo del edificio y destrozos en los ascensores, pero no causó heridos, informa Jorge L. Soria.

Sobre las 10.00, los ocupantes del edificio afectado -alrededor de una veintena- fueron desalojados del inmueble por miembros de las fuerzas de seguridad, ante el temor de que un nuevo artefacto hiciera explosión en el apartahotel, de diez plantas. Técnicos de desactivación de explosivos (Tedax) inspeccionaron el edificio.

En Estepona, una bomba que contenía entre 300 y 400 gramos de amosal estalló a las 21.00 en el falso techo del lavabo del restaurante Le Buffette, en el puerto deportivo. La explosión del artefacto fue anunciada a la Cruz Roja de San Sebastián por una voz que dijo hablar en nombre de ETA. Las llamadas se repitieron, ante la Policía Municipal y la torre de control del puerto de Estepona, dos horas antes que estallara el artefacto.

El grupo de desactivación de explosivos no localizó el artefacto en la inspección que realizó con la ayuda de perros adiestrados por la zona del puerto y en el restaurante. A los tripulantes de las 200 embarcaciones fondeadas en el puerto deportivo se les aconsejó que las abandonaran.

Sobre las 22.00 explosionó otro artefacto en el restaurante Rex de la cala de Mijas, que ayer se encontraba cerrado por descanso del personal. Únicamente se registraron daños materiales de escasa consideración, informa Diego Narváez. A pesar de que se había advertido de la colocación de este artefacto, la Guardia Civil llegó al establecimiento poco después de la explosión.

Temor en Alicante

"Estamos asustados y nerviosos, y no sé porqué nos ha tocado a nosotros", manifestaba ayer Manuel Baile, uno de los propietarios del restaurante Miano, de la localidad alicantina de Santa Pola, en el que a las cuatro de la madrugada de ayer estalló un artefacto compuesto de amonal, informa Menchu Illán. Una hora después se produjo otra explosión en el hotel Mar Bella de Torrevieja. Los artefactos, de escasa potencia, causaron sólo daños materiales. La banda terrorista ETA reivindicó ayer en el País Vasco estas acciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de mayo de 1991