Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escasos cambios en el paisaje

En Asturias no hay sorpresas: repite el PSOE en la comunidad autónoma, con igual porcentaje de votos y número de escaños que en las anteriores elecciones. Se complica, en cambio, como era previsible, su situación en Oviedo, donde pierde un concejal y sólo conservará la alcaldía si logra pactar al mismo tiempo con el Centro Democrático y Social (CDS) e Izquierda Unida. El concejal que pierden los socialistas lo gana IU, que pasa de uno a dos.El Partido Popular, con 12 concejales (dos más que las elecciones municipales de 1987), se convierte en la principal fuerza política en la capital asturiana. El PP, sin mayoría suficiente para formar por si sólo el Gobierno municipal, necesitará pactar con el CDS para arrebatar la alcaldía a los socialistas, candidatura esta última que encabeza de nuevo Antonio Masip, alcalde de Oviedo desde las elecciones municipales de 1983.

En Gijón gana de nuevo el PSOE, donde mantiene sus actuales 11 concejales, pero necesitará el apoyo de Izquierda Unida -partido que sube de tres a cinco concejales con respecto a las últimas muncipales-, igual que en el Parlamento regional, para obtener la mayoría absoluta.

Tanto en la Cámara regional como en los dos principales ayuntamientos asturianos se produce un mantenimiento del PSOE en sus posiciones anteriores, un avance del Partido Popular, un retroceso importante del partido que preside Adolfo Suárez y una mejora sustancial de Izquierda Unida.

Previsiblemente, el PSOE, como partido más votado, continuará gobernando en el Principado de Asturias pero, tal y como ha ocurrido en la última legislatura, seguirá necesitando del apoyo puntual de los votos de IU para sacar adelante aquellas iniciativas que, como la ley de presupuestos, exijan una mayoría cualificada.

El Partido Popular, que gana entre tres y cuatro diputados regionales, se ratifica como la principal fuerza opositora. Izquierda Unida también fortalece su posición en la Cámara regional, ampliando de cuatro a seis su número de escaños. Al PSOE no le bastará un acuerdo con el CDS. Finalmente, los centristas verán muy mermada su representación parlamentaria, con pérdidas de cinco o seis diputados.,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de mayo de 1991

Más información

  • Asturias