Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estrategias para la transición

La primera jornada con un recorrido meramente llano puede servir para que los equipos desvelen sus estrategias en las primeras etapas, que sobre el papel deben ser de transición. Las formaciones más modestas y que no cuentan con velocistas para aspirar a un triunfo en el sprint final pueden exigir del equipo del líder, el ONCE, que revele hasta qué punto está dispuesto a controlar la carrera para mantener el jersei amarillo. Al respecto pueden coincidir sus intereses con los de las formaciones con buenos velocistas, que también desearán controlar la carrera, especialmente si comprueban que la coyuntura les favorece y no hay escapados con excesivas diferencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de mayo de 1991