Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:DANZA

Extremadura baila

La desaparición de los viejos Coros y Danzas dejó al cuidado de las comunidades autónomas y los Ayuntamientos la tarea de preservar esa parte del patrimonio cultural, tarea que es ahora mucho más difícil que en la posguerra, cuando aún se bailaba y se cantaba en las fiestas de los pueblos y la competencia eran Acción Católica y el cine los domingos, mientras que ahora son el vídeo-rock y la litrona todos los días. Extremadura -que en razón del mayor peso del mundo rural tiene quizá algo más vivas las tradiciones- ha presentado estos días en Madrid un espectáculo cuidado y atractivo que bajo el título de Alboreá, recoge algunos bailes y cantes tradicionales organizados en torno al tema de una boda de pueblo.Dirigido por Manuel Canseco -que también es el responsable el Centro Dramático y de Música de Extremadura, productor del espectáculo, y del Festival de Mérida- Alboreá está montada sobre el trabajo del grupo de danzas y rondalla Cogolla, de Villanueva de la Serena (Badajoz), que llevan años desarrollando una importante actividad, y del conjunto musical Manantial Folk. La participación del cantaor de flamenco Niño de la Ribera y del guitarrista, también flamenco, José Antonio Conde Corrales -muy deslucida por los funestos micrófonos- no acaba de encajar en el conjunto.

Alboreá (rondas de Boda)

Producción del Centro Dramático y de Música de Extremadura. Intérpretes: Grupo Cogolla (cuerpo de baile y rondalla) de Villanueva de la Serena y Manantial Folk. Dirección: Manuel Canseco. Madrid. Teatro de Bellas Artes. Jueves 21 de marzo.

El espectáculo -deliberadamente poco estilizado para el teatro-tiene, al margen de cualquier valoración etnográfica, un nivel artístico y un interés que vienen dados por la frescura y, la falta de amaneramiento de los bailarines, encabezados por Eduardo Acero, el novio de la boda (que es también el coreógrafo responsable) y que trabajan, como sus antecesores de Coros y Danzas sobre una base no profesional. En los distintos números se aprecia la riqueza de las tradiciones extremeñas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de marzo de 1991