Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los acuerdos con la OTAN prevén el despliegue aliado en España en caso de crisis

Los acuerdos de coordinación entre España y la OTAN, en los que se plasma la contribución militar española a la defensa occidental, prevén el despliegue de fuerzas aliadas en territorio nacional y de fuerzas españolas en otros países de la Alianza, según fuentes militares consultadas por EL PAÍS. Dos de los seis acuerdos entre España y la OTAN se firmaron en mayo de 1990, y el tercero, referido al Mediterráneo occidental, a principios de este año, en plena crisis del Golfo, según las mismas fuentes. El Ministerio de Defensa negó anoche que se haya firmado ya este tercer acuerdo.

El acuerdo sobre defensa aérea de España, firmado el 21 de mayo, prevé la posibilidad, en caso de crisis, de que fuerzas de otros países de la OTAN operen desde bases españolas y que unidades españolas actúen desde bases aliadas fuera de España, sin especificar las unidades que participarían en los despliegues.La carta del embajador ante la OTAN, Jaime Ojeda, de 18 de enero de 1988, que sirvió de base a los acuerdos de coordinación, ya recoge el compromiso de defensa mutua, concretado con estos despliegues: "La entrada de España en la OTAN crea una situación nueva en la que todos los países de la OTAN se encuentran con una nueva responsabilidad: la defensa del territorio español. Al mismo tiempo, España acepta la responsabilidad de acudir en defensa de sus aliados".

Al asumir como misión propia la defensa de España, los países de la OTAN se. obligan a reforzar, si es necesario y posible, las fuerzas españolas. Por ello, uno de los acuerdos con la OTAN prevé la creación de una comisión mixta de planeamiento, entre el Estado Mayor de la Defensa español (Emad) y el mando aliado para Europa (ACE), para reelaborar los planes operativos de defensa del territorio español (salvo Ceuta y Melilla).

Todas las fuentes consultadas coinciden en que los acuerdos con la OTAN respetan el principio de que España no cederá el mando de sus fuerzas a otro país, aunque sí el control operativo. No obstante, el control operativo puede llegar a confundirse con el mando, como ha sucedido en la guerra del Golfo, en la que EE UU ha tenido el control operativo pero no el mando aliado.

En los acuerdos aéreos y terrestres, España se reserva el control operativo de las unidades extranjeras que operen desde su suelo. En las navales se delimitan "zonas de interés preferente", donde el control lo ejercerán "preferentemente" españoles.

Según la Revista Eypañola de Defensa, la zona de interés preferente español en el Atlántico oriental abarca un "pasillo marítimo que conecta los puertos de Andalucía con Canarias, y el borde comprendido entre el Cantábrico y la costa gallega".

Las fuentes militares consultadas no excluyen la posibilidad de que España, en caso de crisis, envíe tropas a Centroeuropa, Turquía o cualquier otro escenario. Para ello sólo es necesario que el Gobierno así lo decida y no que haya acuerdos previos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de marzo de 1991

Más información

  • Fuerzas españolas podrán ir a otros países