Tribuna:GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMOTribuna
i

Posible zona de seguridad entre Irak y Kuwait

Las fuerzas de la coalición multinacional pretenden la rendición de las tropas iraquíes para evitar que el presidente de Irak, Sadam Husein, conserve una imagen de mártir ante el mundo árabe y para asegurarse de la eliminación de la capacidad ofensiva iraquí y la desaparición de la base del poder del Consejo de Mando de la Revolución.Las fuerzas de la División Aerotransportada 101 y la Séptima Brigada Británica están combatiendo a unidades de la Guardia Republicana, para impedir su posible retirada hacia Bagdad, en la zona del sureste de Al-Nasiriya, y la 82 División Aerotransportada de EE UU hace lo propio en la zona de Basora.

La derrota o rendición de este cuerpo de élite del Ejército iraquí, no sólo puede constituir una victoria militar, sino también un éxito político.

Otro objetivo de estas acciones, según fuentes del gobierno de EE UU, sería lograr la desmilitarización del sureste de Irak y conseguir que esa zona, fronteriza con Kuwait sea controlada inicialmente por tropas de la coalición y, en un futuro, por tropas de países árabes y naciones musulmanas no árabes, como Indonesia o Pakistán.

Cuatro objetivos

Esta franja de seguridad al norte de Kuwait tendría cuatro posibles objetivos:

1. Extinguir la amenaza terrorista contra el Kuwait de la posguerra. Cada guerra en Oriente Próximo, desde 1948, viene seguida de una escalada de acciones terrorista. La derrota militar y la humillación política de Irak hace prever una ofensiva de este tipo.

2. Ofrecer una protección psicológica al nuevo gobierno en Kuwait frente a Irak, mientras se establece un nuevo orden de seguridad en la zona, ya sea en conferencia de paz, cese de hostilidades o capitulación del régimen iraquí.

3. Utilizar la ocupación de esa zona como pieza de intercambio en una futura negociación de paz: después de la I Guerra Mundial, Francia permaneció en el distrito alemán del Sarre hasta 1935 como garantía de que Alemania no reanudaría hostilidades y pagaría reparaciones. El área, rica en petróleo, es la única salida al mar de Irak.

4. Garantizar la futura integridad territorial de Irak, lo cual conviene tanto a Estados Unidos y el Reino Unido como a la Unión Soviética. Las fronteras de la provincia de Basora fueron creadas por los británicos en 1919 y no son reconocidas por Irán o el mismo Kuwait. La presencia militar en la zona disuadiría a todos los vecinos de Irak de obtener sus aspiraciones territoriales a costa de la derrota militar iraquí.

Andrés S. Serrano es master en estudios sobre la guerra por el King's College de Londres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de febrero de 1991.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50