Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:DIARIO DE LA GUERRA

La dificultad de retirarse en orden

Radio Bagdad anunció a las 23.30 (hora peninsular española) de ayer que las tropas iraquíes se retirarían a las posiciones que mantenian antes del 1 de Agosto de 1990 de acuerdo con la resolución 660 de la ONU. Horas más tarde, Sadam Husein confirmaba que sus fuerzas abandonarían Kuwait incondicionalmente en el curso del día.La orden de retirada ordenada como pretendía el alto mando iraquí era muy complicada de llevar a cabo, al menos por cuatro razones:

1. Según los coligados, tropas iraquíes en la capital de Kuwait y sus alrededores abandonaban, ya por la manana, equipo y petrechos, y desordenadamente se retiraban hacia la frontera por la carretera de Jahra hacia Basora. Esto podía entorpecer la retirada organizada y forzar una rendición antes de llegar a su país.

2. Las fuerzas coligadas no se fian de las intenciones iraquíes e intuyen una maniobra para ganar tiempo. En la escaramuza de Jafyi, carros de combate iraquíes avanzaron con los cañones hacia atras -signo de rendición- para luego abrir fuego sobre las posiciones contrarias. Por eso, cualquier encuentro con tropas de la coalicion resultará en combate o rendición iraquí.

3. La propia inercia de las operaciones aliadas cortaría la retirada de las tropas de Sadam Husein forzándola de nuevo a elegir entre el combate o la rendicion, pues al no haber un alto el fuego la guerra continúa oficialmente y los coligados no quieren correr riesgos.

4. El efecto de los bombardeos sobre las carreteras e infraestructura de Kuwait y el sur de Irak -a pesar de las nuevas vías construidas- haría muy difícil la retirada ordenada de carros de combate iraquíes y su control por los aliados desde el aire. El mal tiempo sobre el emirato y el humo creado por los mas de 500 pozos incendiados aumentan la confusion y la dificultad en una retirada ordenada.

Una retirada militar de Sadam Husein para salvar a su ejercito y su Guardia Republicana a las posiciones del 1 de Agosto 1990, sin una rendición formal, se enfrentaría a la estrategia de Estados Unidos y sus aliados.

El objetivo de estos no consiste sólo en derrotarle, sino en hacerlo rápida y decisivamente, emplazando una presencia militar en el sur de Irak, forzando la rendición y privando a Sadam de la victoria política tras su derrota militar.

Andrés S. Serrano es master en Estudios sobre la Guerra por el King's College de Londres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 1991