Entrevista:GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

"Habrá más Sadam, si se impone a los árabes un Tratado de Versalles"

Sadam Husein, afirma el especialista francés en cuestiones islámicas Gilles Kepel, no es muy creíble como líder de la yihad o guerra santa musulmana, pero, en cambio, la juventud árabe le ve como el campeón de los humillados. Kepel, miembro del Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CNRS) en París, cree que la imposición por los aliados de un nuevo Tratado de Versalles al mundo árabe, cuando finalice la guerra, conduciría a la aparición de nuevos Sadam.

Más información

En su último libro La revancha de Dios. Cristianos, judíos y musulmanes a la reconquista del mundo -que será publicado en España el próximo otoño-, Kepel afirma que el regreso de un discurso político basado en la religión, evidente en el m ndo musulmán, comienza también a dar signos de vida en los universosjudío y cristiano. Esa tesis ha provocado un vivo debate intelectual en Francia.Pregunta. ¿A qué atribuye usted la simpatía por Sadam ,en el mundo musulmán?

Respuesta. En primer lugar, Sadam, hasta ahora conocido como un dictador laico, manipula en esta guerra el lenguaje político del islam, a fin de romper el cerco al que está sometido. Me parece evidente que lo haga. Desde hace una década, el lenguaje del islam es el principal modo de expresión de las relaciones sociales en el -mundo -musulmán. Sin embargo, el apoyo obtenido por el Sadam predicador de la guerra santa es hasta ahora más limitado de lo que Occidente se teme. Sadam no es demasiado creíble como líder islamista.

P. Muchos árabes, creyentes o no, están con él.

R. Sí, porque la segunda fuente de entusiasmo por Sadam es verle como campeón de los humillados. Esta dimensión ha sido la más eficaz.

P. ¿Tiene el sadamismo una larga vida por delante?

R. No creo. Estoy convencido de que Sadam será aplastado y de que su gloria actual no sobrevivirá a su derrota.

P. Sadam será derrotado, pero si la política occidental respecto al mundo árabe y musulmán no cambia radicalmente, surgirán otros iluminados.

R. La destrucción de Irak se traducirá por un debilitamiento general del mundo árabe. Los árabes quedarán en una posición aún más dificil para negociar su lugar en lo que Bush llama "nuevo orden mundial". Al final de este conflicto entraremos en una nueva crisis, cuya salida depende de la manera como sea abordada la posguerra. Una lógica tipo, Tratado de, Versalles, en la que los vencedores aplastan Irak, no dan satisfaccción a ninguna reinvidicación árabe, no fuerzan a Israel a efectuar concesiones, no conceden la autodeterminación a los palestinos, no obligan a los saudíes y kuwaitíes a financiar con sus rentas petroleras el desarrollo de países como Yemen, Jordania, Egipto o Marruecos; esa lógica llevará a la aparición de un nuevo Sadam en Damasco, El Cairo o Argel. Para evitarlo es necesaria una lógica tipo Plan Marshall, en la que los vencedores hacen lo contrario.

P. ¿Perdonarán los musulmanes a Arabia Saudí su apertura a las tropas occidentales?

R. Los saudíes están cogidos en su propia trampa. Éllos mismos dictaron una fatwa, o decreto religioso, considerando como mezquita todo el territorio de Arabia Saudí. La primera respuesta a este dilema crucial vamos a tenerla en Ramadán. El Ramadán comenzará en torno al 17 de marzo. Todos los musulmanes deberán ayunar desde la: aparición a la puesta del sol, salvo si -ha sido proclamada la yihad. ¿Qué harán las tropás.saudíes, sirias, marroquíes y egipcias? ¿Proclamarán sus ¡mames y ulemas la yihad contra Sadam para que los soldados no ayunen y puedan luchar- en plenitud de fuerzas? Los iraquíes, tienen resuelto ese problema: ellos, desde el primer día, participan en una yihad. El segundo problema es aún más importante. El peregrinaje a La Meca y Medina comienza a mitad de junio. ¿Los imusulmanes de otros paises van a aceptar participar en el mismo, cuando tropas infieles ensucian la tierra santa de Arabia Saudí?

P. En sus trabajos, usted subraya que los militantes islamistas no son comparables con los seguidores del católico monseñor Lefebvre. Los islamistas son dinámicos, con un espíritu que ellos creen revolucionario y en muchos casos de alta formación intelectual.

R. Así es. El mismo fenómeno se produce en los movimientos de recristianización y rejudaización. Suelert serjóvenes que han estudiado disciplinas técnicas y científicas. A eso hay una explicación social, y es que esas capas son las que han perdido mayor estatuto social. Pero hay también un elemento cultural, y es que esos sectores dominan el lenguaje del siglo y éste no les da la satisfacción intelectual a la que aspiran.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de febrero de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50