GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

Jordania teme los efectos de los ataques aliados sobre plantas químicas iraquíes

La presión antioccidental, tanto pacífica como violenta, se extiende en Jordania, donde crece también la preocupación por los efectos que puede tener para la población y el territorio de este país los ataques d la aviación aliada sobre las plantas químicas iraquíes y el eventual lanzamiento de los misiles Patriot desde Israel.

Cientos de mujeres se manifestaron ayer ante la Embajada de Estados Unidos en Ammán para pedir la muerte para George Bush y alentar a Sadam Husein a utilizar armas químicas contra Israel.Exhibiendo retratos del líder iraquí y del máximo dirigente palestino, Yasir Arafat, las mujeres desfilaron durante más de una hora entre un cordón de la policía jordana y profirieron gritos contra el presidente norteamericano, al que llamaron "carnicero de niños".

Durante toda la mañana atravesaron las principales calles de la capital jordana automóviles que ondeaban banderas iraquíes en medio de un ambiente cada día más cargado que amenaza con convertirse en factor de desestabilización de la monarquía hachemí.

Bomba desactivada

A las manifestaciones callejeras se unió ayer la colocación de una bomba, que fue desactivada por la policía, en las oficinas del Banco Británico de Oriente Medio. Se trata del segundo atentado contra intereses occidentales en la capital jordana, donde el pasado viernes un desconocido disparó contra la sede del Citibank norteamericano. El Consejo Británico ha decidido cerrar sus instalaciones en Jordania por plazo indefinido.

El Gobierno del rey Hussein ha reaccionado tratando de acelerar sus gestiones en favor de un alto el fuego en el Golfo. El ministro -de Relaciones Exteriores Taher al Masri, se entrevistó en los dos últimos días con varios embajadores acreditados en Ammán -entre ellos, todos los de la Comunidad Europea- con objeto de sondear las posibilidades de convocar una reunión urgente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para hacer un llamamiento al cese de las hostilidades.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Jordania teme, además de la desestabilización interna, que la utilización de armas químicas iraquíes contra Israel suponga una grave amenaza para la población jordana si el Estado israelí hace uso de sus misiles Patriot para estallar los cohetes enemigos sobre el espacio aéreo de Jordanía.

El Gobierno jordano no posee máscaras antigás para re partir entre toda su población, y aunque los expertos han advertido que los Scud iraquíes sólo pueden ser interceptados a 12 kilómetros de sus objetivos, en Ammán se teme que el territorio jordano se vea contaminado por una guerra entre los dos poderosos vecinos. A este riesgo se une, como ha denuncia ya el príncipe heredero Hassan, la incertidumbre sobre cuáles pueden ser los efectos ecológicos sobre este país -Ammán está situado a 300 kilómetros de la frontera iraquí- de los ataques aliados sobre las instalaciones atómicas y de producción química situadas en territorio de Irak.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción