GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

La rendición de los primeros iraquíes

Los primeros militares iraquíes capturados el pasado viernes durante una operación aeronaval americano-kuwaití contra las plataformas petrolíferas de Kuwait "no opusieron ninguna resistencia y parecían sentirse aliviados al entregarse", según el comandante que dirigió la operación.Ventitrés iraquíes, de ellos tres heridos, fueron capturados en las nueve plataformas. atacadas en el campo petrolífero de Dorra, 65 kilómetros a lo largo de las costas de Kuwait, y cinco murieron en el curso del ataque, según indicó Dennis G. Moral, de 40 años, comandante de la fragata estadounidense Nicholas. No hubo bajas en las filas de las fuerzas aliadas que participaron en la operación.

La misión de la fragata Nicholas, precisó el comandante Moral, era neutralizar las baterías de defensa antiaérea instaladas sobre estas plataformas. Tuvo lugar a las ocho de la tarde, hora local, dos horas menos hora peninsular, después de que la fragata se aproximó al campo petrolífero por el Sur, con el radar y la radio apagadas, lo mismo que todas las luces. La fragata se acercó acompañada por una lancha motora kuwaití.

Las plataformas fueron atacadas por numerosos helicópteros que se acercaron a velocidad lenta y sin luces; los pilotos utilizaron sus equipos de visión nocturna durante la ofensiva.

Seis iraquíes intentaron abandonar una de las plataformas a bordo de una lancha neumática, mientras que un depósito de municiones explotó junto a ellos, iluminando la escena.

La fragata americana y la motora kuwaití relevaron a los helicópteros en el ataque, y destruyeron las últimas defensas instaladas sobre las plataformas sin que los militares iraquíes opusieran resistencia.

"En este punto, estoy convencido de que la mayoría de las defensas iraquies deseaban la rendición", dijo Moral.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

La fragata se aproximó a las plataformas y un miembro del equipo pidió en árabe por megáfono a los iraquíes que desearan rendirse que levantaran las manos.

Dos comandos se subieron a las plataformas y encontraron los misiles antiaéreos y también un emisor de radio. Las operaciones para recuperar a los prisioneros y a los cuerpos de los cinco muertos duraron varias horas.

Los militares iraquíes capturados eran reservistas, según el comandante Moral. No contaban con víveres, ni medios de comunicación, ni municiones, y se alimentaban de peces recogidos lanzando granadas al mar, añadió. El médico de la fragata, el teniente Robert Colligan, de 31 años, declaró que los prisioneros iraquíes estaban "mal vestidos y mal alimentados".

Según el comandante Moral, "la mayor parte levantaron las manos y cooperaron. Uno de ellos incluso trató de abrazar a uno de los militares americanos que le estaba deteniendo. Parecían espantados de la inmediatez y violencia de nuestro ataque. Estaban convencidos de que serían torturados y asesinados. Pero desde el momento en que se dieron cuenta de que no serían maltratados se mostraron agradecidos". Y añadió: "Les hemos proporcionado vestidos limpios y calientes mientras se limpiaban sus uniformes, y han comido el rancho de nuestra tripulación: ragout de buey, picadillo de carne, maíz y zanahorias".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción