Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CE reclama una política urgente para resolver la crisis del transporte en Europa

"El transporte europeo se enfrenta a una crisis seria e inminente", según el informe encargado por la Comisión Europea y que fue presentado ayer en Bruselas. Entre las propuestas a presentar a los Gobiernos figura la creación de un Fondo Europeo para Infraestructuras, Financiado por los usuarios de los medios de transporte. Las medidas van también dirigidas a eliminar las subvenciones, imponer tasas y sanciones contra los transportes contaminantes y acabar con los precios políticos para que el ciudadano pague el coste real.Las conclusiones del informe encargado hace un año por la Comisión Europea para encarar soluciones al transporte no pueden ser más preocupantes. Todos los indicadores, afirma el estudio, apuntan a que la crisis, provocada por la saturación del tráfico y un crecimiento más rápido de los flujos de personas y mercacías que la capacidad de las infraestructuras, estallará una vez que esté en marcha el mercado único de 1993. Si no se adoptan soluciones urgentes, será imposible absorber el masivo incremento de bienes y servicios dentro de la CE y entre ésta y los países del Este.

La situación actual demuestra que "la crisis paralizará el sistema, frenará el progreso económico, provocará graves tensiones sociales, incrementará los daños al medioambiente y destruirá el equilibrio entre las regiones centrales y periféricas del continente". El problema es consecuencia de que las inversiones en infraestructuras comparadas con el PNB están en el porcentaje más bajo, mientras la participación de los intercambios comerciales en el crecimiento económico es más alta que nunca.

El comisario Karel Van Miert proyecta traducir a propuestas concretas estas recomendaciones para que los Doce las adopten con la máxima urgencia. Entre los objetivos, figura la Creación de un Fondo Europeo para Infrastructuras, financiado con el 1% del consumo energético del transporte, un sector que absorbe en Europa el 30% del total de la demanda energética. Los automovilistas particulares de la CE contribuirían anualmente a este esfuerzo con 130.000 millones de pesetas (se calcula una tasa de 1.300 pesetas por persona y año). Este fondo estaría destinado a financiar una red europea de sistemas de transportes, integrada por carreteras y autopistas, ferrocarril, oleoductos y gasoductos, terminales, puertos y aeropuertos, así como vías fluviales.

El estudio "El Transporte europeo en un cambio acelerado" preconiza aplicar sanciones en beneficio del principio de que quien contamina paga También propone acabar con Ias subvenciones y la competencia desleal, para que sea el usuario el que pague el coste real", según afirmó ayer en la presentación Nelly Smit Kroes, ex ministra holandesa de Transportes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 1991