Tropas sovieticas asaltan la academia de policia de la capital de Letonia

Las tropas especiales del Ministerio del Interior de la URSS tomaron ayer por asalto la academia de policía en Riga, la capital de Letonia, mientras los rusoparlantes realizaban una manifestación pidiendo la formación de un nuevo Gobierno.El Parlamento letón, en un esfuerzo por aliviar la tensión, decidió por su parte congelar su decisión de limitar el abastecimiento a los soldados soviéticos acantonados en esta república báltica.

El asalto en la madrugada de ayer fue realizado, según la comandancia de las tropas del cl tado ministerio, para "confiscar las armas de fuego que había en los locales" de la academia de policía de Riga. Según un portavoz del ministerio del Interior, la acción, durante la cual se confiscaron 268 armas más una cantidad no precisada de municiones, se hizo "para evitar que estas ar mas fueran entregados a los combatientes de los destacamen tos armados nacionales". La operación duró 30 minutos y en ella resultó "levemente herido un cadete".

Una multitud de partidarios del movimiento Interfront, que o agrupa mayoritariamente a los rusoparlantes de Letonia, desfiló ayer por las calles de Riga, cuyos edificios estratégicos se hallan defendidos por voluntarios letones que han erigido barricadas, para pedir la formación de un nuevo Gobierno y la disolución del Parlamento, y protestar por la posición que Borís Yeltsin, el presidente de Rusia, ha adoptado ante los sucesos en las repúblicas bálticas.

Anatoli Gorbunov, presidente de Letonia, habló por la televisión local pidiendo a la gente calma y que no obstaculizara la manifestacíón de los promoscovitas.

Luego, los partidarios de que Letonia siga siendo parte integrante de la URSS se reunieron en un estadio de Riga.Yeltsin es un provocador y un traidor de los rusos en el Báltico", decía una pancarta llevada por un manifestante.

El presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, censuró duramente ayer el plantaeamiento de Yeltsin, hecho el lunes, a favor de la cración de un Ejército de la Federación Rusa. Gorbachov consideró que eso supondría una "grosera violación de la Constitución de la URSS".

Yelsin había hecho, además, un llamamiento a los soldados rusos en el Báltico instándoles a no disparar sobre la población civil y a no asaltar objetivos civiles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0015, 15 de enero de 1991.

Lo más visto en...

Top 50