TANQUES CONTRA EL NACIONALISMO BÁLTICO

Saudargas proyecta la creación de un Gobierno lituano en el exilio

El ministro lituano de Asuntos Exteriores, Algirdas Saudargas, permanecía ayer en la capital polaca a la espera de instrucciones desde Vilna, tomada por las tropas soviéticas. Satidargas llegó a Varsovia el pasado sábado con la misión de crear un Gobierno en el exilio en el caso de que las instituciones lituanas fuesen disueltas.En declaraciones a este periódico, Saudargas se mostraba algo esperanzado por la llegada a la capital lituana de una delegación del Consejo de la Federación desde Moscú. Cansado y pálido, el ministro lituano declaró que "el Parlamento y el Gobierno mantienen una difícil lucha contra el Ejército soviético".

Saudargas dijo no saber todavía si el hipotético Gobierno en el exilio se formaría en Polonia o en otro país. Cuando se le preguntó si ha iniciado ya los preparativos para la formación de un Gobierno en el exilio, Saudargas contestó: "Esta es una cuestión del futuro. Sólo en caso de tener informaciones exactas de que las legítimas autoridades lituanas no puedan ejercer más sus funciones en el territorio lituano por una u otra razón, cumpliré mis obligaciones".

Más información

Condiciones pacíficas

El ministro lituano se congratuló por la declaración conjunta de las dos Cámaras del Parlamento polaco, que habían manifestado su disposición a "prestar toda la ayuda humanitaria" que necesiten los lituanos al tiempo que instaban a las autoridades soviéticas a que creen "condiciones pacíficas" para la autodeterminación de los pueblos.

La presencia de Saudargas en Varsovia pone a las autoridades polacas en una situación delicada, dado que este país sólo reconoció el derecho de Lituania a la autodeterminación, pero no un Estado lituano independiente.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Ante la Embajada soviética en Varsovia se manifestaron ayer unas 1.000 personas, gran parte de ellas convocadas por el Partido Acción Democrática, de Adam Michnik.

Las rejas de la gigantesca sede diplomática soviética fueron decoradas con las banderas lituanas y pancartas en las que se podía leer, entre otros: "Ejército rojo a Kuwait y no a Lituanla". Durante la manifestación, no se produjo ninguna intervención de la policía polaca.

Por otra parte, el pasado viernes el Ministerio polaco de Asuntos Exteriores llamó al encargado de negocios de la URSS en Varsovia para transmitirle la preocupación de Polonia por el desarrollo de la situación en Lituania".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 13 de enero de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50