Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO DE ORIENTE PRÓXIMO

Dos muertos y cinco heridos en un ataque palestino a un autobús en Tel Aviv

Un seminarista israelí y un atacante palestino muertos más cinco heridos fue el resultado de un nuevo ataque realizado ayer contra un autobús en Ramat Gan, en los alrededores de Tel Aviv. Tres jóvenes palestinos acuchillaron a varios pasajeros al grito de "Alá es grande", hasta que la dotación de una furgoneta policial que pasaba por el lugar abrió fuego contra los asaltantes.

Se trata del segundo autocar de pasajeros israelí que sufre un ataque en el transcurso de una semana. El domingo anterior un egipcio disparó contra un autobús cerca de Eliat, al sur de Israel, lo que provocó la muerte del conductor y causó heridas a 23 personas.El chófer describió así el ataque de ayer: "Miré a través del retrovisor y ví a tres jóvenes árabes abalanzarse con cuchillos en la mano sobre los pasajeros. Detuve el autocar, abrí las puertas y grité: 'Salgan todos. Llamen a la policía'. Al mismo tiempo, empuñé mi revólver reglamentario y apuntando a los árabes les grité: 'No os movais'. Se parapetaron en los asientos posteriores".

Por casualidad, un vehículo policial circulaba detrás del autobús. Un agente, armado con una metralleta Uzi, apuntó a los agresores. "Tras algunos segundos, uno de los árabes se abalanzó sobre el policía. El cuchillo voló por los aires y el agente disparó una ráfaga", añadió el conductor, un israelí de 46 años.

Cuatro pasajeros resultaron heridos en el pecho y uno de ellos, de 24 años, murió posteriormente en el hospital. Uno de los palestinos falleció a consecuencia de los disparos de la Policía. Otro sufrió heridas de bala, y el tercero fue golpeado por los pasajeros antes de ser evacuado a un centro hospitalario. Los tres atacantes son originarios de una pequeña localidad próxima a Nablús.

Intifada en Tel Aviv

La gente se preguntaba ayer si la Intifada había llegado a Tel Aviv. El día anterior un desconocido lanzó una granada de mano en la calle Dizengoff, en pleno centro de la ciudad. El artefacto no llegó a estallar. "Hay que prohibirles que suban a nuestros autobuses. Que viajen en sus vehículos y en sus camiones", pedía a gritos uno de los pasajeros del vehículo atacado ayer.

El ataque coincidió con la huelga general convocada en el sector público de Israel por la central sindical Histadrut, laborista, que fue seguida por medio millón de asalariados. La huelga afectó a los hospitales, emisoras de radio, escuelas, correos y telecomunicaciones. Asimismo, los trabajadores de todos los Ministerios, organismos gubernamentales e industrias militares secundaron el paro. El sindicato Histadrut se opone a las propuestas de ley presentadas la sernaria pasada por el Gobierno israelí en el Parlamento para reducir los salarios y los derechos sociales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de diciembre de 1990

Más información

  • Huelga general en el sector público israelí