LA ESTRUCTURA PARAMILITAR DE LA ALIANZA

La espada desenterrada en Europa

El nombre de la espada corta de doble filo utilizada por los gladiadores romanos -Gladio, derivado del latín gladium- fue la palabra utilizada para designar en clave a la red secreta creada por la OTAN en los años cincuenta con el propósito, según las versiones oficiales, de mantener un esqueleto organizativo que sirviera de base para resistir a una eventual invasión de Europa occidental por fuerzas del Pacto de Varsovia. Italia, Bélgica, Francia, Alemania y Luxemburgo han admitido oficialmente hasta ahora la existencia de Gladio, y Holanda, la de una red similar, pero desvinculada de la OTAN.

La espada comenzó a ser desenterrada el pasado verano en Italia, y con un importante añadido en ese país: la organización tenía como objetivo impedir por la fuerza la llegada al Gobierno del Partido Comunista Italiano.

Más información

El primer reconocimiento oficial de la existencia de Gladio fue el del primer ministro italiano, Giullo Andreotti, quien el miércoles 24 de octubre informó al Parlamento, aunque sin aclarar si la red participó en acciones de agitación interior en ese país. El pasado 9 de noviembre, el jefe del Gobierno belga y el titular de Defensa, Guy Coeme, señalaron que Gladio actuaba coordinadamente en varios países de Europa, y que informaba de sus actividades a la OTAN. El secretario general de la Alianza Atlántica, Manfred Wörner, señaló que la red Gladio era coordinada por el mando militar supremo de la OTAN.

El presidente francés, François Mitterrand, dijo que existía una versión francesa de la red secreta y que había ordenado su disolución a comienzos de este mes. En Alemania, el portavoz del Gobierno de Helmut Kohl, Hanas Klein, habló de una organización vinculada a la OTAN desde la década de los cincuenta.

El primer mínistro de Holanda, Ruud Lubbers, informó el pasado 21 de noviembre de la existencia de un grupo militar que fue disuelto el viernes. En Luxemburgo hubo confirmación oficial. Y en el Reino Unido, Grecia, Portugal, Dinamarca y Noruega, pese a los indicios de la existencia de Gladio, ésta no fue admitida por las autoridades hasta ahora.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción