Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La M-40 unirá en quince días las carreteras de Valencia y Extremadura

El distribuidor sur de la M-40, que parte de la carretera de Extremadura y llega hasta la carretera de Valencia, se abrirá a finales de mes, según las previsiones del Ministerio de Obras Públicas (MOPU). El nuevo tramo, que ha costado 16.830 millones de pesetas, podría ser utilizado en principio por unos 40.000 vehículos. En 15 días también terminarán las obras de parte de la variante de la carretera de Andalucía y del nudo Súper-Sur.

Los 28 nuevos kilómetros del tramo sur de la M-40 estarán terminados en una semana, y se abrirán al tráfico antes de que finalice el mes. Los responsables del Plan de Accesos esperan que el nuevo tramo ayude a descongestionar los accesos de la zona y distribuya el tráfico entre las carreteras de Extremadura, Toledo, Andalucía y Valencia, con las que tendrá conexión directa.La nueva calzada de la autovía de circunvalación, con tres carriles por sentido, también tendrá enlaces con las carreteras de la Fortuna y la de Leganés y con la variante de la N-IV (Andalucía), cuya apertura también entra en el paquete de inauguraciones de final de mes.

La unión de la M-40 y la variante de la carretera de Andalucía tendrá lugar en el nudo Súper-Sur, una de las obras públicas más complejas que se han realizado en España. El nudo, además de posibilitar todos los giros entre las dos autovías, engulle cinco líneas de ferrocarril, dos de ellas del Tren de Alta Velocidad. El nudo, cuyo presupuesto ha ascendido hasta los 5.800 millones de pesetas, tiene en total 21 estructuras para pasos a distinto nivel.

Nuevas señales

La variante de la carretera de Andalucía sólo se abrirá en un su primer tramo, desde el kilómetro 12,500 de la N-IV hasta el nudo Súper-Sur. El trazado restante, que llegará a la M-30 y ejecuta la Comunidad de Madrid, no se terminará hasta el próximo año.El nuevo tramo de la M-40, así como el nudo, tendrá más de 700 señales del nuevo modelo que quiere implantar el MOPU. Las salidas estarán representadas por una letra (A en dirección Madrid o B en dirección contraria) y el punto kilométrico. El nuevo sistema oblIgará, según los técnicos del ministerio, a mantener una atención especial sobre los indicadores durante los primeros días. Sólo la señalización ha costado 600 millones de pesetas.

Otros 435 millones se han destinado a la adecuación del entorno de la autovía. Según el MOPU, se plantarán, entre noviembre y febrero, alrededor de 12.000 árboles y 163.000 arbustos y se ajardinarán cerca de 300.000 metros cuadrados de terreno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 1990

Más información

  • Cada kilómetro del nuevo tramo ha costado 601 millones de pesetas