Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un preso 'histórico' de ETA pide a la organización que acabe la violencia

Isidro Etxabe Urrestilla, Zumai, etarra condenado a 70 años de prisión, encarcelado desde hace 10, y considerado un histórico con mucho peso específico entre sus compañeros dentro de la organización terrorista, ha remitido recientemente una carta a la dirección de ETA en la que pide que se busque una salida positiva y se acabe con la violencia armada, según informó la Cadena SER. Etxabe, en la misiva, afirma que no se identifica con la ETA actual y califica de "locura" la estrategia que sigue la organización.Etxabe se ha solidarizado con el sector de Herri Batasuna que ha tenido dificultades por criticar internamente la línea política que domina en la coalición independentista y el radicalismo de la cúpula de ETA.

Antiguos compañeros de prisión de Isidro Etxabe, uno de los presos de ETA de la primera generación tras la amnistía, subrayaron ayer la importancia política de su alejamiento de la cúpula de la organización terrorista, porque Zumai ha sido siempre "uno de los bonzos en las prisiones y un hombre con gancho entre el resto de los presos", informa desde Bilbao Victorino R. de Azúa.

Etxabe ha permanecido casi 10 años recluido, desde su detención en la plaza de Neptuno de Madrid en febrero del año 1981. Durante la operación policial recibió un disparo en un hombro.

20 años en ETA

En la actualidad se encuentra en la prisión de Nanclares de Oca (Álava), donde e1 Ministerio de Justicia envía a los miembros de ETA menos reacios a la reinserción o cuya evolución es considerada más favorable. Etxabe ha pertenecido a la organización terrorista durante más de 20 años.Comenzó militando en el movimiento obrero en su localidad natal de Zumaia (Guipúzcoa) y pasó a ETA muy joven. Se exilió a Francia en el año 1971. Es un hombre de fuertes convicciones nacionalistas, en la línea del fallecido Txomin Iturbe Abasolo.

"Si Zumai ha dado ese paso de crítica y distanciamiento frente a la cúpula", señaló ayer un antiguo compañero de cárcel, "es que está respaldado y hay muchos que piensan más o menos lo mismo".

Echave, según la misma persona, ha sido tradicionalmente el encargado del enlace con la dirección de la organización terrorista desde las distintas cárceles donde ha cumplido condena. Gracias a esta condición y a su simpatía personal, goza de capacidad de arrastre sobre los demás presos. Su historial penitenciario no es conflictivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 1990