Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un encofrador muere sepultado por un corrimiento de tierra

El encofrador Ángel Moreno Moreno, de 27 años, resultó muerto sobre las once de la mañana de ayer al quedar sepultado por un corrimiento de tierras cuando trabajaba en una obra de vaciado que se está realizando en las proximidades de la carretera de Vallecas a Villaverde, según informaron fuentes policiales. El agujero tiene tres metros de profundidad y alrededor de 100 metros de extensión.En el momento del accidente, Moreno estaba poniendo unas pantallas para hacer con hormigón unos muros de contención. Los muros estaban destinados a impedir derrumbamientos a la hora de echar los cimientos para una construcción que realiza la empresa Pryconsa. El obrero fallecido pertenece a Geocisa, firma subcontratista de la anterior.

Además de Ángel Moreno, en el agujero se encontraban trabajando su padre, Marcelo, y otros tres compañeros. Según informaron fuentes de CC OO, estos cuatro trabajadores lograron salvar la vida porque echaron a correr al sentir el movimiento de la tierra antes de producirse el derrumbamiento.

Fernando Serrano, dirigente del sector de la construcción de CC OO, manifestó ayer por la tarde que una comisión está investigando la hipótesis de que el derrumbamiento fuese causado en parte por la rotura de una tubería de agua, lo que hizo que se reblandeciese el terreno, según las primeras impresiones.

Accidente fortuito

Serrano lamentó esta nueva muerte de otro trabajador, pero añadió que "este caso no parece que se haya debido a la falta de medidas de seguridad, sino que ha sido algo fortuito".

Tras producirse el siniestro, el resto de los trabajadores de la obra decidieron suspender su actividad laboral en señal de duelo porjo ocurrido.

Ángel Moreno, vecino de Fuenlabrada, estaba casado y su mujer se halla embarazada. Encofrador con categoría de oficial de segunda, solamente llevaba un mes trabajando en la obra del barrio de Villaverde donde ayer murió sepultado.

Fuentes sindicales, que han pedido la apertura de una investigación sobre el accidente, han manifestado que con éste son ya casi 50 los obreros de la construcción que han perdido la vida, el doble de los que murieron el año pasado en este mismo periodo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de octubre de 1990