Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aranzadi da un ultimátum a Siderunión para que formalice la compra de Acenor

El ministro de Industria, Claudio Aranzadi, exigió ayer oricialmente al consorcio vasco Siderunión que materialice "con toda urgencia" su compromiso de compra de Acenor. Aranzadi rechazó la condición impuesta por el grupo comprador, que exige ayudas públicas para la cobertura de un total de 1.000 excedentes laborales en la empresa de aceros especiales. Siderunión considera que sin ayudas la viabilidad de Acenor no es posible, por lo que no se descarta que el grupo vasco pueda descolgarse de la operación.

Todos los dirigentes ejecutivos de las compañías Marcial Ucín, Aforasa, Patricio Echevarría y la japonesa Mitsui -que forman el consorcio Siderunión- fueron requeridos en la tarde del pasado viernes a una reunión de urgencia, celebrada ayer lunes, con el ministro de Industria.El encuentro supuso todo un ultimátum por parte del ministerio a Siderunión, pero al mismo tiempo evidenció las fuertes tensiones entre la Administración y el grupo comprador. En estos momentos, la negociación parece abocada a un callejón sin salida.

Acenor, empresa de aceros especiales controlada por el Banco de Crédito Industrial, fue adjudicada en julio a Siderunión por acuerdo de la comisión delegada para Asuntos Económicos. Sin embargo, desde esa fecha la operación sigue bloqueada, sin que Industria haya conseguido persuadir al grupo vasco en el cumplimiento de sus compromisos.

Fuentes del ministerio aseguran que Siderunión ha modificado sustancialmente la propuesta de compra que le hizo obtener la adjudicación, mientras que medios del consorcio vasco afirman que la Administración fue informada de los planes diseñados sucesivamente para asegurar "no sólo la viabilidad de Acenor, sino también la de todo el sector de aceros especiales".

Como quiera que sea, la oferta inicial de Siderunión contemplaba un total de 250 excedentes laborales en Acenor. Esa cifra, no obstante, se limitaba a la denominada mano de obra directa (operarios de fábrica) ya que, según fuentes de Siderunión, la propuesta presentada al Ministerio de Industria resaltaba la especial incidencia de la llamada mano de obra indirecta (personal no afín a las tareas de producción). La conclusión es que Siderunión fija los excedentes totales en 1.000 trabajadores.

La plantilla de Acenor es, sin embargo, demasiado joven para,las aspiraciones de Siderunión, por lo que el grupo comprador propone como alternativa que e¡l ajuste se realice también a través de las plantillas de Aforasa y Patricio Echevarría, empresas ambas que deberán fusionarse con Acenor en el nuevo grupo de aceros especiales. El consorcio vasco podría entonces asegurar el tratamiento de los excedentes mediante un plan de prejubilaciones, al que podrían someterse hasta un total de 1.300 empleados, siempre y cuando la Administración colaborase junto al Gobierno vasco y la propia Siderunión en la financiación de las citadas bajas laborales.

Ante este planteamiento, el ministro no ha podido ser más rotundo en su negativa. Aranzadi expuso ayer a sus interlocutores de Siderunión que el Gobierno "no aportará fondos públicos para ningún ajuste de plantilla" e instó también a los responsables del grupo comprador para que cumplan su compromiso de compra en las condiciones pactadas previamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de octubre de 1990

Más información

  • El ministro de Industria rechaza las condiciones del consorcio vasco