Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ultraderehista Emilio Hellín ingresa en la prisión de Zamora

El ultraderechista Emilio Hellín Moro ingresó de nuevo en la Prisión Provincial de Zamora hacia la 1.45 horas de la madrugada del domingo, tras ser extraditado desde Paraguay y pasar unas horas en la prisión de Carabanchel. Emilio Hellín, que cumplía una condena de 43 años de reclusión en la prisión de Zamora por el asesinato de la joven Yolanda González, ocurrido en 1980, huyó de España en febrero de 1987, al aprovechar un. permiso de seis días concedido por el juez de vigilancia penitenciaria de Valladolid, José Donato Andrés.Tras su ingreso en esta prisión, Hellín Moro se encuentra recluido en una celda del módulo 3, considerado de máxima seguridad en este recinto penitenciario y donde están los reclusos comunes clasificados de primer grado, según han confirmado fuentes del centro. En la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, sin embargo, no han querido facilitar ningún tipo de datos, ni las razones del traslado del ultraderechista a Zamora.

Por otra parte, los padres de Yolanda anunciaron ayer en Bilbao, según informa Efe, que vigilarán el cumplimiento de la condena impuesta a Emilio Hellín. Javier Zulaika, en representación del Comité Nácional del Partido Socialista de los Trabajadores (PST), grupo en el que militaba Yolanda, y los padres de esta se mostraron satisfechos por la extradición pero criticaron la actitud del Gobierno a lo largo del proceso, que calificaron como "negligente".

Lidia Martínez, madre de Yolanda, expresó su agradecimiento a los medios de comunicación por su actitud en este caso y aseguró que -si Hellín mantiene ante el juez las afirmaciones hechas a la prensa de que su hija tenía armas interpondrán una querella. Sobre la actuación del ultraderechista, la madre de lajoven asesinada recalcó: "Hellín no se escapó, le soltaron y no sabemos si todavía quedan jueces que le puedan ayudar".

Zulalka, por su parte, aseguró que se había dado una "cronología interesada" de los hechos y que cuando Hellín llegó a Paraguay inmediatamente "consiguió documentación más o menos oficial y se registró en la embajada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de septiembre de 1990