Publicadas en Italia las cartas que Heidegger envió a una mujer judía que fue su amante durante 50 años

En uno de los textos, inéditos hasta ahora, el filósofo alemán condena el nazismo

La publicación por el semanario italiano L'Espresso de fragmentos de las cartas inéditas del filósofo alemán Martin Heidegger (1889-1976) a una amante suya, Elisabeth Blochmann, profesora de Universidad cuya relación amorosa era desconocida hasta ahora a pesar de que había durado 50 años, han causado revuelo en Italia. Las cartas, que ninguno de los biógrafos de Heidegger conocía, han salido de los archivos por expresa voluntad de la familia. El semanario L'Espresso se pregunta cuáles han podido ser los motivos que han impulsado a la familia a revelar este secreto de uno de los mayores filósofos del siglo.

Quizá la clave esté en una de esas cartas, la del 3 de marzo de 1947, en la que Heidegger, centro últimamente de un vendaval de polémicas por su pasado nazi, califica por vez primera, sin nombrar al Führer, de "inhumano" el régimen hitleriano afirmando que el nazismo fue "una explosión de inhumanidad que no hemos reconocido inmediatamente en su astucia y al que hemos entregado de forma demasiado incauta el juego del poder".Con toda seguridad es la condena más explícita del nazismo que hasta ahora se conoce del filósofo, que había sido un entusiasta defensor de dicho régimen, además de conocido antisemita.

Sin embargo, de las cartas inéditas de Heidegger a Elisabeth Blochmann, se desprende que cuando su amante, de ascendencia judía, se encontró en dificultades al haber sido expulsada de la universidad donde enseñaba, a pesar de haber pedido ayuda al poderoso filósofo, amigo del régimen, éste apenas si le hace caso. "Es doloroso para mí", se limita a escribir a Blochmann, "el no poder ayudarle". Ante ello, Lisa se vio forzada a huir al Reino Unido. Pero a pesar de ello Elisabeth Blochmann y el filósofo siguieron escribiéndose siempre.

Amiga de la familia

La primera carta de Heidegger a Lisa es del 15 de junio de 1918 y la última de 1969, pocos años antes de la muerte de la amante, que tuvo lugar en Marburgo en 1972. La amante de Heidegger desenterrada hoy de los archivos secretos de la familia era una amiga de la esposa del filósofo, Elfride Petri, quien se la había presentado a su marido casi de recién casados.

Es curioso que el filósofo admirador de Hitler hubiese tenido una primera amante judía, Hanna Arendt, también catedrática, y una segunda, Lisa también de ascendencia judía.

En las cartas que Martin Heidegger escribió a Lisa Blochmann se nota que es su amante, pero podría parecer también que su relación está basada en un amor abstracto romántico o mejor aún, intelectual. "Es una negación raciona lista del flujo vital de la persona considerar que él [el corazón] deba vibrar siempre con la misma resonancia de los momentos de gracia", le escribe Heidegger el 1 de mayo de 1919 respondiendo a una carta en la que Lisa le dice que le ha escrito "lo que le dictaba el corazón".

En la carta a Lisa en la que Heidegger califica de "inhumano" el régimen nazi, el filósofo hace una dura crítica de la "técnica" ya que, bajo su poder, "en el que coloco", dice, "también la psicología moderna", la cultura, el espíritu, la moral y la civilización "se han rebajado a simples instrumentos técnicos". Del periodismo, Heidegger afirma que "es la forma de dominio del espíritu". Por culpa de la técnica, le dice el filósofo a su amante, "la tierra se ha convertido en el material de la física y el hombre en el material de la psicología". Y acaba diciendo que "la técnica no es eterna" y que "en el misterio de la llegada del ser cederá a una verdad esencial del mundo y del hombre", aunque añade: "No será, sin embargo, una experiencia ni nuestra ni de nuestros hijos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 09 de agosto de 1990.