Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irak responde con la anexión de Kuwait al despliegue militar de EE UU en Arabia Saudí

Irak borró ayer un país del mapamundi, Kuwait, al decidir su máximo dirigente, Sadam Husein, la anexión "total e irreversible" del rico emirato petrolero, que sus tropas invadieron y ocuparon en la madrugada del pasado jueves. Era la respuesta tajante al despliegue militar ordenado la noche anterior por el presidente norteamericano, George Bush, el más importante desde la guerra de Vietnam. Con el objetivo inmediato de proteger a Arabia Saudí, adonde llegaron ayer los primeros contingentes, y de defender la independencia económica norteamericana", Bush ordenó ayer que aviones de transporte y combate, paracaidistas, marines y otras fuerzas de tierra y los mayores portaaviones del mundo cerrasen la tenaza sobre el hombre que ha puesto al mundo ante su más grave crisis de los últimos años.

Bush, en un mensaje a la nación y al mundo, denunció la "brutal e indignante agresión" iraquí contra Kuwait y aseguró que pone en peligro la "independencia económica" de EE UU, que "importa la mitad del petróleo que consume", y recordó que Kuwait cuenta con las segundas reservas mundiales de crudo. Sin embargo, a la hora de expresar su esperanza de que las fuerzas norteamericanas sean la punta de lanza de una fuerza multinacional, precisó que el problema no es sólo de Estados Unidos, o de Europa, "sino de todo el mundo".Pese a todo, Bush aseguró que no se considera en guerra con Irak y que el despliegue militar tiene carácter meramente defensivo. No aclaró, sin embargo, qué harán las tropas norteamericanas, y sobre todo los aviones, si Sadam Husein no responde a sus exigencias: retirada inmediata, incondicional y completa de Kuwait; supresión del Gobierno títere y devolución del poder a su "autoridad legítima".

El secretario general de la ONU, Javier Pérez de Cuéllar, afirmó ayer que el despliegue norteamericano no tiene nada que ver con las sanciones económicas obligatorias a Irak, decididas el lunes por el Consejo de Seguridad, que han de Nevar a un bloqueo que sólo dejará hueco para medicinas y determinados alimentos.

Sadam Husein respondió a la alocución de Bush con una retórica militarista y numantina, y se declaró dispuesto a un "enfrentamiento hasta la victoria" con EE UU, al tiempo que amenazaba a sus vecinos del Golfo con represalias si ayudaban a las "fuerzas del mal". Junto a un ejército de un millón de hombres, con las armas más modernas de Oriente Próximo (si se excluye a Israel), Irak cuenta con un alarmante arsenal de armas químicas, que ya empleó en la guerra contra Irán ' parte del cual se encuentra cargado en aviones listos para despegar en cualquier momento.

Entre tanto, la diplomacia árabe se mueve febrilmente para convocar una cumbre y evitar lo que el presidente egipcio, Hosni Mubarak, considera probable desde el punto de vista militar: un ataque "horrible y destructivo" contra Irak.

Páginas 2 a 5

Editorial en la página 8

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de agosto de 1990

Más información

  • Bush asegura que la ocupación del emirato amenaza a la "independencia económica norteamericana"