Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una política esquizofrénica

En 1978, desde la oposición, el PSOE encabezó un documento en contra de las expulsiones de los extranjeros y a favor del establecimiento de un estatuto para los refugiados. Una vez en el Gobierno, redactó y aprobó en 1984 la Ley Reguladora del Derecho de Asilo.

También bajo mandato socialista, sólo un año después, la ley orgánica de 1 del julio de 1985 sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España, levantaba ronchas entre las organizaciones no gubernamentales relacionadas con extranjeros, que la consideran restrictiva y xenófoba. Estas asociaciones acusan al Gobierno de mantener una conducta "esquizofrénica" en cuanto a la acogida de extranjeros, fingiendo aperturismo y poniendo trabas en su ejecución.

MÁS INFORMACIÓN

En 1978, España se adhirió a la Convención de Ginebra de 1951, y a su protocolo adicional, firmado en Nueva York en 1967, documentos internacionales en los que se regula la definición del refugiado y las normas de acogida. En 1979 se abrió en España la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Según este organismo, en España hay cerca de 10.000 refugiados y asilados reconocidos desde 1978, cifra escasa si se compara con otros países de la CE como Francia (180.000 refugiados), RFA (146.000) o el Reino Unido (100.000).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de agosto de 1990