Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN EL GOLFO

Arabia Saudí teme y calla

Arabia Saudí observa, en el más absoluto de los silencios, los movimientos del ejército iraquí. Como los saudíes tratan de proteger a sus mujeres envolviéndolas en negros chadores, así su Gobierno trata de proteger al país cubriéndolo con un velo de misterio. Los archivos estatales guardan el pacto de no agresión firmado entre Riad y Bagdad tras el fin de la guerra ¡rano-iraquí, en agosto de 1988, pero las autoridades saudíes saben que el documento no es más que un papel mojado.Ya el primer día de la invasión iraquí de Kuwait, el jueves pasado, cayeron varios misiles iraquíes en suelo saudí, en el desierto de Jafafi, pero el Gobierno de Riad dio la callada por respuesta. Conun ejército de 65.000 hombres, Arabia Saudí sabe que poco podría hacer si el presidente Sadam Husein pide a sus huestes que contimieri la marcha hacia el sur.

Varias brigadas de los 120.000 soldados iraquíes que invadieron el emirato kuwaití ya han tomado la parte administrada por Kuwait de la antigua zona neutral que separa el sur de ese país de Arabia Saudí. Esta zona, de 6.500 kilómetros de extensión, es uno de los triángulos más ricos del mundo en reservas de petróleo y desde 1970 está dividida en dos partes iguales por una línea imaginaria que tanto Kuwait como Arabia Saudí respetaban y no oficializaban debido a los dos islotes que se encuentran enfrente y que continúan en disputa.

Hacia la 'yihad'

La monarquía conservadora saudí nunca ha tenido relaciones estrechas con el emirato kuwaití, y de hecho había criticado a ese país el excederse en la cuota marcada por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). Ésta fue una de las razones de la invasión, pero para arrastrar a sus fanáticos hacia la yihad (guerra santa Sadam Husein esgrimió las buenas relaciones de Kuwait con el "imperialismo de Estados Unidos y el sionismo".

Ningún otro país en el Golfo tiene con Washington tantos lazos como Arabia Saudí. El ejército saudí, en estado de alerta, ha sido formado totalmente por el Pentágono, al igual que el del sha de Irán en su día. 'Su armamento es el más moderno de la zona y cuenta con 550 tanques, 1.600 vehículos armados y 179 aviones, entre ellos dos AWACS, dotados de potentísimos radares. Pero todo ello no serviría más que para entretener el' avance de un ejército de 900.000 soldados, con el apoyo de un millón de milicianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de agosto de 1990