Musulmanes ceutíes expresan su malestar por las amenazas del líder del Istiqlal

Representantes políticos y sociales de Ceuta restaron ayer importancia al llamamiento a una guerra santa para "liberar" Ceuta y Melilla realizada por el líder del partido de oposición marroquí Istiqlal, Mobamed Bucetta, en un mítin celebrado el sábado en Martil, localidad cercana al enclave español. La misma postura fue adoptada por la representación diplomática en Rabat. Miembros de la comunidad musulmana ceutí expresaron su malestar por las menazas de Bucetta, quien tachó de traidores a los musulmanes que defienden la españolidad de las plazas.

Un representante de la agrupación Ceuta Unida, en la oposición municipal, acusó al Gobierno español de pasividad ante actos reivindicativos como el protagonizado por un millar de personas en Martil reclamando la soberanía de Ceuta y Melilla.Mohamed Bucetta, líder del Istiqlal, anunció en un discurso de una hora de duración su esperanza de que se celebren en meses o años marchas sobre Ceuta y Melilla desde todo Marruecos. Bucetta salpicó- su discurso de referencias religiosas -"cuando defendemos Ceuta y Melilla, defendemos a los fieles del islam. En nombre d e Dios, Ceuta y Melilla deben ser liberadas", dijo en un momento de la intervención-. Llamó a la concienciación para una "lucha justa' -referencia, a la aliffiad (guerra santa)]. El líder marroquí urgió al Gobierno de su país a movilizarse por el objetivo de la "liberación de Ceuta y Melilla".

En tono belicoso, auguró que el destino de los traidores qué defienden la españolidad de Ceuta y Melilla sería la muerte. Tras el mitin, se celebró una manifestación por las calles de Martil. Fuentes políticas de Ceuta han señalado a este periódico la posibilidad de que el Gobierno marroquí interviniera para impedir la anunciada marcha de algunos kilómetros sobre Ceuta.

"No hay que conceder un excesivo dramatismo al acto, dadas las proporciones que ha tenido", manifestaron fuentes diplomáticas de la Embajada de España en Rabat. El alcalde socialista de Ceuta, Francisco Miaja, restó importancia,a las declaraciones de Bucetta, calificándolas de "despropósito", aunque dejó entrever su preocupación. '¿Creo que Ceuta nunca se perderá", dijo.

Por su parte José Antonio Querol, concejal de Ceutá Unida, agrupación impulsora de la autonomía en la plaza y que cuenta con seis ediles de los 17 que posee el Ayuntamiento, reclamó del Gobierno español "una actitud más contundente" ante estas manifestaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 05 de agosto de 1990.

Lo más visto en...

Top 50