Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno griego exige a la familia real el pago de impuestos

La reina doña Sofia, su hermano, el ex rey Contantino de Grecia, y la hermana de ambos, la princesa Irene, deben al fisco griego impuestos no pagados por un monto total de 301 millones de dracmas (cerca de 1,8 millones de dólares, casi 176.4 millones de pesetas), según declaró ayer en el Parlamento ateniense el ministro de finanzas, lonannis Palaiokrassas.Al responder en la Cámara a un diputado comunista, Manolis Drettakis, que había hecho una pregunta sobre las deudas al Estado de la antigua familia real griega, Palaiokrassas dijo que los recargos debidos por el retraso en el pago no están incluidos en esta suma.

Según el ministro griego, el ex rey Constantino debe al físico griego cerca de 1,6 millones de dólares (casi 157 millones de pesetas), la reina Sofia de España debe unos 88.000 dólares (unos 8,6 millones de pesetas), y la princesa Irene, más de 100.000 dólares (unos 9,8 millones de pesetas).

En el caso de que estas sumas no sean satisfechas, el Estado Griego se podría quedar con parte de sus propiedades inmobiliarias, al objeto de cubrir la deuda, explicó.

El ex rey Constantino, que reside en Londres con su esposa Ana María y sus cinco hijos, es propietario de una fortuna inmobiliaria en Grecia, como un castillo en Corfú y otro en Tatoi, cerca de Atenas. También comparte con sus hermanas Sofía e Irene 4.000 hectáreas de tierra en Polydentri, heredadas de su difunta madre Federica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de agosto de 1990