Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España cuenta con uno de los grupos neonazis más activos de Europa, según el Parlamento Europeo

El Círculo Español de Amigos de Europa (CEDADE), creado en 1965, "es uno de los grupos neonazis más antiguos, numerosos y activos dentro de la CE", según un informe del Parlamento Europeo sobre la xenofobia y el racismo en Europa. El eurodiputado laborista James Glyn Ford, coordinador de la investigación, afirma que el ultraderechista Blas Piñar mantiene contactos regulares y recibe apoyos constantes del Frente Nacional, que lidera el fascista francés Jean Marie Le Pen, "para renovar y ampliar el espectro de su partido y hacerlo aceptable a este fin del siglo XX".

El eurodiputado Glyn Ford es el relator de un voluminoso informe elaborado por una Comisión Especial del Parlamento Europeo, creada para analizar el resurgir del racismo y la xenofobia en Europa. A pesar de las 218 enmiendas presentadas, en su mayoría de matiz, el informe será aprobado en comisión el próximo martes. El 12 de septiembre constituirá el debate estrella del Pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo."El informe está concebido como una condena y una señal de alarma del aumento del racismo y la xenofobia", explica Ford, quien asegura que "será aprobado por una sustancial mayoría", a pesar de las duras críticas a las legislaciones nacionales y a la actitud de los partidos políticos democráticos. Ford recuerda que ya en 1986 el Parlamento Europeo aprobó el informe Evrigenis, en el que se "incluían acusaciones contra la militancia de destacados ex franquistas en el PSOE y AP" (actual PP).

La ultraderecha española, según Ford, busca "un cambio de piel para concretar en los años noventa un tipo de organizaciones en las que convivan desde el pujadismo hasta los movimientos clásicos de extrema derecha".

El peligro para la democracia en España proviene de las facilidades legales que disfrutan los movimientos fascistas, y la mayor amenaza, según el eurodipuado laborista, "no son quienes llevan esvásticas y otros símbolos nazis, sino la gente de extrema derecha que viste de ejecutivo". Aunque advierte que no quiere herir las susceptibilidades de sus colegas españoles, Glyn Ford denuncia que "en España no hubo una desnazificación clara después de la muerte de Franco". En su opinión, después de 40 años de dictadura, "Ias raíces de la ultraderecha son bastante profundas y la ruptura gradual con el antiguo régimen ha dejado latente este peligro porque no se ha querido destapar demasiado". Con Franco, España fue tierra de refugio de nazis.

La extrema derecha españo la, según el informe, no es un gran movimiento de masas, apenas reúne al 1% del electorado. Falange Española y el Frente Nacional (candidatura electoral que engloba al Partido Fuerza Nueva de Blas Piñar son más "un foco de nostalgia del franquismo y de la oposición a la democracia y al aborto que de reivindicaciones fascistas". Sin embargo, el partido de Piñar recibe apoyos del Frente Nacional francés, liderado por Le Pen. "Mantienen reuniones conjuntas y es frecuente la presencia de militantes franceses en los mítines de la ultraderecha española", asegura Ford. Éste está convencido de quc "en los años noventa se van a concretar este tipo de organizaciones en Europa, unidas por las actitudes xenófobas hacia los inmigrantes". España es uno de los raros países de la CE en los que la extrema derecha, de momento, carece de representación parlamentaria.

1.500 militantes

Los abanderados del racismo y el antisemitismo en España son las organizaciones neonazis, entre las que destaca CEDADE, que tiene sede en Barcelona y cuenta con "unos 1.500 militantes". El informe advierte sobre el peligro de sus conexiones internacionales (especialmente en Francia y Portugal) y subraya que "ha sido una de las primeras organizaciones racistas en adoptar la retórica y reívindicaciones del movimiento ecologista para dar así un nuevo vehículo a la teoría racista xenoflábica". Esta formulación ambigua, que actúa de banderín de enganche, se formula con la expresión "Europa de los pueblos", concebida como una confederación de patrias lingüísticas y étnicas no exactamente coincidente con las actuales naciones europeas.

CEDADE "produce propaganda hitleriana, tiene secciones paramilitares uniformadas y cuenta con numerosos grupos asociados en muchas ciudades españolas, incluida un ala juvenil llamada Juventudes Nacional-Revolucion arias", afirma el informe.

El Parlamento Europeo llama la atención sobre la amplia red de publicaciones y casas de edición que en España "constituyen una plataforma para las ideas racistas y las teorías de la conspiración antisemítica en el contexto del franquismo, de los ideales neonazis y de un catolicismo fundamentalista".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de julio de 1990

Más información

  • Blas Piñar recibe apoyos de Le Pen para revitalizar la extrema derecha española