Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 80% de los compradores de pisos de segunda mano ocultó un 80% del valor de los inmuebles

La ley de tasas no ha servido, al cumplirse un año desde su publicación, para que las compraventas de pisos de segunda mano y de fincas rústicas adecuaran el valor declarado en el impuesto sobre transmisiones patrimoniales al precio real de venta. Según aseguró ayer el secretario general de Hacienda, Jaime Gaiteiro, en conferencia de prensa en el 80% de las operaciones de compraventa de pisos de segunda mano en Madrid revisadas por la Administración se declara un valor de venta inferior al comprobado por Hacienda. En concreto, la diferencia entre el valor declarado por los compradores y el comprobado por Hacienda de ese 80% de inmuebles es, precisamente, del 80% de media.La Hacienda del Estado sólo tiene competencias sobre las compraventas que se realizan en Madrid, Ceuta y Melilla, ya que el resto de las Comunidades Autónomas tienen transferido el impuesto sobre transmisiones patrimoniales. Para velar por el cumplimiento de la ley de tasas, con la que se pretende acercar el valor declarado al valor real, Hacienda ha decidido comprobar todas las operaciones de compraventa de inmuebles en Madrid, y ha solicitado a las Comunidades Autónomas que hagan lo propio, propuesta que fue ayer aceptada unánimemente, según aseguró Gaiteiro.

La ley de tasas pretende actual como un sistema antifraude. Para ello parte de que el valor real de un piso es el que fija la Administración, y que suele estar algo por debajo del valor del mercado. Cuando la diferencia entre el valor declarado en el impuesto sobre transmisiones patrimoniales y el valor pericial que fije la Administración supere un 20% del primero y sea igual o mayor que dos millones de pesetas, esa diferencia tributa tanto para el comprador como para el vendedor. El vendedor tendrá que declararla como un incremento patrimonial y el comprador como una donación.

Hacienda estima que cada año cambian de manos unos 30.000 pisos en Madrid, lo que supone el 20% del total de compraventas de bienes inmuebles y fincas rústicas en España. Hasta ahora sólo se han comprobado 6.071 documentos de venta y el 80,1 % de ellos incumple la ley de tasas, es decir, el mercado de segunda mano sigue ocultando una importante bolsa de dinero negro.

En ese 80% de compraventas irregulares en Madrid se declaró un precio medio de venta de 4,3 millones de pesetas, cuando el precio comprobado por Hacienda es de 7,8 millones de pesetas. No todos, sin embargo, incumplen la ley de tasas, ya que de las 4.859 ventas por debajo del valor comprobado, 2.227 no alcanzaron el límite de los dos millones y el 20% de diferencia. En estos casos sólo se tiene que saldar con Hacienda el 6% del impuesto sobre transmisiones patrimoniales por la diferencia de valores. En el resto, otras 2.632 compraventas, se declaró un valor medio de venta de 4,8 millones de pesetas, cuando el valor comprobado es, también por media, de 10,4 millones de pesetas. Esto significa que de cada 100 pesetas declaradas, se ocultaron 116.5.

Por término medio, en los inmuebles que se han declarado por debajo del valor de mercado (un 80% del total revisado), la diferencia entre ambos valores es de un 80% en Madrid. Gaiteiro no dió datos del resto de las Comunidades Autónomas pero sí aseguró que, durante la reunión que mantuvieron ayer con los responsables autonómicos, se comprobó que el grado de fraude es similar.

La Administración central espera concluir las revisiones de las compraventas realizadas en Madrid este año a lo largo de 1991.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de julio de 1990