Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES ANDALUZAS

Estupor en Izquierda Unida tras su descenso electoral

Los dirigentes de Izquierda Unida (IU) manifestaron un gran estupor en el momento que comprobaron que los datos definitivos le otorgaban 11 escaños, ocho menos que en la legislatura anterior. El líder de la coalición, Julio Anguita, se marchó apresuradamente a Córdoba, argumentando que era el santo de su hijo, después de declarar que los que han votado al PSOE se acordarán de este día". Anguita se reafirmó en la postura que ha mantenido en la campaña: "Hay que comprometerse con la gente, no basta con darles mensajes dulces, hay que decir la verdad y, si hace falta, hablar con crudeza".El candidato de la Junta de Andalucía, Felipe Alcaraz, se ocupó de los medios de comunicación y achacó el mal resultado al voto de castigo del electorado, que en vez de acudir a la urnas a protestar ha decidido salirse del sisterna". Alcaraz, que se mostró muy afectado por la pérdida de ocho escaños, señaló que la mitad de los andaluces no estarán representados en la Cámara regional y que, por tanto, la mayoría absoluta del PSOE "no significa que se haya legitimado la corrupción sino que la gente se ha desmarcado de la vida civil". En los alrededores de la sede izquierdista, los militantes discutían a viva voz cúal había sido el error de la campaña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de junio de 1990