Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES ANDALUZAS

El PSOE gobernará en solitario otros cuatro años

Manuel Chaves González, de 45 años, se convertirá en los próximos días en el tercer presidente socialista democráticamente elegido en Andalucía, después de que el PSOE volviese a ganar las elecciones de ayer en la región con mayoría absoluta y superando en uno sus escañode 1986. Chaves es el primer dirigente de la histórica escuela sevillana del PSOE que ha sido sacrificado de sus funciones en Madrid para retornar a su tierra de origen. El PA de Pedro Pacheco registra una espectacular subida, mientras que el PP e IU pierden escaños. Este descenso es dramático para la coalición comunista, que, terminado el escrutinio, pasaba de sus 19 diputados de 1986 a 11.

El Partido Socialista Obrero Español gobernará durante los próximos cuatro años en Andalucía, después de renovar ayer su mayoría absoluta en la región y superar en uno los 60 diputados que mantenía en la anterior legislatura. La Junta de Andalucía, que se encargó del control del escrutinio, anunció para el PSOE un total 61 escaños, frente a 27 del Partido Popular, 11 de Izquierda Unida y 10 del Partido Andalucista.Ni los escándalos suscitados a lo largo de este año en torno a los negocios especulativos de Juan Guerra, hermano del vicepresidente del Gobierno, ni la sustitución de José Rodríguez de la Borbolla por el ex ministro de Trabajo, Manuel Chaves, como candidato, han mermado la hegemonía socialista en la región, auténtico bastión del partido.

Los socialistas se enfrentaron ayer a una jornada atípica en cuanto a elecciones: un caluroso sábado de junio susceptible de vaciar las ciudades del interior de gentes camino de las playas y de otros lugares más frescos donde refugiarse de las altas temperaturas (Sevilla registraba 44 grados a las cuatro de la tarde de ayer). Precisamente, el hecho de fijar las elecciones en sábado levantó la crispación del resto de los partidos políticos, temerosos de una abstención, que al final se situó en el 44,5 1 %, la segunda más alta que se ha registrado en España en unas elecciones, tras las gallegas de 1981, que ascendió a un 53%.

Sin embargo, pese al calor y a que el hecho de ser sábado favoreció la abstención -se trata de la primera vez en la España democrática que se vota en sábado- los socialistas han vuelto a barrer ante otros tres partidos que, a excepción de los andalucistas, pierden escaños respecto a las elecciones de 1986. El CDS, atrincherado durante la campaña en un numantino intento por estar presente en el Parlamento regional, volvió a quedarse fuera, con 32.547 votos. Lo mismo le ocurrió a Democracia Socialista, el nuevo partido de Ricardo García Damborenea, que se estrenaba en estos comicios y sólo alcanzó 14.477 sufragios.

La principal novedad ha sido el espectacular salto del PA, liderado por Pedro Pacheco y rival de Chaves en la circunscripción gaditana, que, casi con el 100% de los votos escrutados, obtenía diez diputados, ocho más de los que disponía en el Parlamento saliente.

Pacheco ha contado en estas elecciones con un factor importante de entrada: su enorme popularidad y su peculiar mensaje populista, no exento de descalificaciones a modo de mofa, una jerga que se entiende en esta región y que crea adeptos.

Bajada de IU y PP

El Partido Popular (PP) ha reducido en uno sus escaños, mientras que Izquierda Unida (IU) ha bajado sensiblemente su representación en la cámara, lo que pone en un serio aprieto a la coalición izquierdista, que ha ceñido su campaña en tratar de impedir la mayoría absoluta del PSOE.

A Felipe Alcaraz, el candidato de la coalición Izquierda Unida, y a Gabino Puche, candidato conservador, no le han faltado apoyos de su jefes de filas, Julio Anguita y José María Aznar, respectivamente, quienes se han pasado prácticamente el último mes recorriendo la región de punta a punta. Anguita, conocida la catástrofe de su partido, optó anoche por marcharse a Córdoba, no sin antes decir que "quienes han votado al PSOE se acordarán de este día".

En Andalucía, con inversiones extranjeras a lo largo de 1989 por un valor aproximado a los 1.500 millones de dólares y con 200.000 jornaleros cobrando mensualmente el subsidio agrario, el PSOE goza de un amplio abanico electoral que va desde la derecha moderada hasta las masas rurales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de junio de 1990

Más información

  • Espectacular avance del Partido Andalucista y dramático descenso de Izquierda Unida