Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA BATALLA POR EL VOTO EN ANDALUCÍA

José María Aznar califica de "fantasmas" al presidente del Gobierno y a Manuel Chaves

AGUSTÍN ÁLVAREZ / JUAN G. IBÁÑEZ El presidente nacional del Partido Popular, José María Aznar, culminó anoche en Sevilla su campaña electoral de apoyo al candidato del PP a la presidencia de la Junta de Andalucía, Gabino Puche, con una última y encarecida solicitud a los centristas y andalucistas para que opten por la eficacia y voten mañana al PP. Aznar reprochó al Gobierno socialista, al que considera "agotado y acabado", el que tome a Andalucía "como un bien patrimonial suyo". Horas antes, Aznar llamó "fantasma" a Manuel Chaves, adjetivo con el que calificó también a Felipe González. Gabino Puche aseguró que el candidato socialista es un político que "no ve y no responde".

En un mitin celebrado en Sevilla, con asistencia de unas 4.000 personas, tras haber protagonizado otro acto electoral en Cádiz y una conferencia de Prensa en Málaga, José María Aznar dejó claro que no promoverá una moción de censura contra el Gobierno socialista -lo que en caso de intentarlo requeriría para su éxito el más que dudoso apoyo unánime de todos los grupos de la oposición-, una vez que el PSOE ha perdido la mayoría absoluta en el Congreso al gozar los diputados de Herri Batasuna de la condición plena de parlamentarios tras la decisión tomada ayer por el Tribunal Constitucional de aceptar su fórmula de acatamiento."Nunca, nunca, nunca, para hostigar, nos ampararemos en votos manchados de sangre. Nunca, nunca", exclamó Aznar. El líder popular aprovechó para contrastar con su actitud "de responsabilidad" la del candidato andalucista a la presidencia de la Junta, Pedro Pacheco, al sostener éste que la presencia de los diputados de HB en el Congreso contribuye a la estabilidad.

El líder popular clamó "al cielo de Sevilla" por la negativa del candidato socialista, Manuel Chaves, a debatir los problemas de Andalucía con Gabino Puche y argumentó la utilidad de votar en esta ocasión a los populares en la necesidad de derribar políticamente a quienes creen que la mayoría lo justifica todo. Aznar cosechó aplausos enfervorizados cuando acusó a los gobernantes socialistas andaluces de haber impuesto en la Junta de Andalucía una interminable nómina "de amigos, cuñados, sobrinos, hermanos, amigos de los hermanos, amigos de los cuñados y amigos de los amigos" y al solicitar el establecimiento de criterios objetivos en la asignación de subsidios agrarios para que su concesión no dependa de la firma de alcaldes que, como los socialistas "actuan como caciques".

"Cortijo privado"

Gabino Puche, aseguró haber recibido a lo largo de toda la campaña electoral la constante queja de numerosos ciudadanos "hartos de tanto nepotismo, enchufismo, prepotencia y corrupción de los socialistas y atribuyó al PSOE la pretensión de actuar en Andalucía como si esta región fuera su cortijo privado.

Horas antes, durante un mitin celebrado en Cádiz, el presidente del PP calificó a la formación de Pedro Pacheco (PA) de ser una fuerza minoritaria, de confundir la política con la difusión del escándalo, y de no tener -"y nunca tendrán"- vocación y responsabilidad de Gobierno.

Aznar dijo de Manuel Chaves que "no tiene la vergüenza torera de comparecer en un debate con Gabino Puche". "Porque no se le ve, es un fantasma", dijo del candidato socialista, para añadir a continuación que ahora son "dos los fantasmas [refiriéndose a Felipe González] los que piden el voto a pocos metros de aquí".

Aznar comparó, refiriéndose al PSOE, la ostentación de quienes han confundido "el cambio con la mudanza" -"se han mudado de la chaqueta de pana a la de seda, del Seat 600 al Mercedes", dijo- con la Andalucía "del voto cautivo a través del control que los alcaldes socialistas de los pueblos ejercen para otorgar el subsidio agrario". Por ello, continuó, "hay miedo en los municipios andaluces". Aznar dijo de los socialistas que utilizan una política caciquil, y "como caciques que son, hay que echarles del poder. Hay que barrer a gorrazos a todos los gorrones de los que está compuesta la Junta de Andalucía y su entorno".

Finalmente, Puche se comprometió ante el pueblo gaditano a mantener los 2.000 puestos de trabajo de los astilleros de la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 1990

Más información

  • El líder del PP pide el voto de andalucistas y centristas para su partido