Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Demandada una galería de Cincinnati que mostró obras de Mapplethorpe

Washington Cincinnati

El juzgado de una corte municipal de Cincinnati, una ciudad del Estado de Ohio con fuerte presencia conservadora entre sus habitantes, convocó el pasado martes un juicio contra la galería de la ciudad Contemporary Arts Center y contra su director por obscenidad, al haber albergado una exposición itinerante del fotógrafo Robert Mapplethorpe.

Este proceso convertirá a dicha galería en la primera de Estados Unidos que afronte una demanda judicial por las obras expuestas en sus salas. El juez David Albanese, del condado municipal de Hamilton, ha programado el juicio para el 24 de septiembre.La galería y su director deberán responder de la exhibición de dos fotografías de desnudos infantiles, contenidas en la exposición del fallecido fotógrafo Mapplethorpe, que se clausuró el pasado 26 de mayo.

El director del centro, Dennis Barrie, podría ser condenado a un año de prisión y a pagar una multa de 2.000 dólares, si es declarado culpable, mientras que la galería que dirige podría ser condenada a pagar hasta 10.000 dólares de multa.

La exposición de Mapplethorpe tuvo ya problemas en Washington, donde la Corcoran Gallery renunció el año pasado a exhibir las fotografías, dadas las presiones oficiales recibidas, lo que provocó una oleada general de protestas en medios progresistas de todo el país.

Esta decisión del juez de Ohio va a verse reforzada por la campaña que ha anunciado el teleevangelista y ex precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Pat Robertson.

El reverendo Robertson quiere evitar la promoción de "actos de sodomía, pornografía infantil y ataques a Jesucristo", según afirma en una carta abierta enviada al Congreso de EE UU, donde hace hincapié en que no se utilicen fondos públicos para pagar exhibiciones de fotograficas y pinturas que, en opinión del reverendo ultraconservador, "quieren legitimar la pornografía y la homosexualidad".

Por otro lado, una ley por la que se volvía a autorizar la actividad de la National Endowments for the Arts (NEA), la oficina que se encarga de autorizar los fondos públicos destinados al arte, fue enviado a la Cámara de Representantes de Estados Unidos el pasado martes, sentando las bases para lo que se prevé podrá ser un agrio debate sobre los fondos gubernamentales destinados al "arte obsceno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 1990