El líder del ELN afirma que su grupo colaboró en el secuestro de Berrocal

El sacerdote español Manuel Pérez, líder del grupo guerrillero marxista-leninista Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia, afirmó a Efe que ellos colaboraron "en la detención, en Quito, del empresario español Pablo Martín Berrocal", para investigar sus presuntos vínculos con el narcotráfico.

Martín Berrocal fue secuestrado en Quito el 9 de agosto de 1989 y liberado en esa misma capital el 15 de abril de 1990, tras el pago de un rescate de un millón de dólares, según pudo confirmar Efe en fuentes cercanas a las personas que negociaron su libertad.En una entrevista celebrada en un campamento del ELN, enclavado en plena selva del noreste de Colombia, Pérez reveló que su grupo guerrillero contribuyó a que se hiciera una investigación sobre Berrocal en relación con sus negocios con el ex presidente ecuatoriano León Febres Cordero "y con sus posibles vínculos con el narcotráfico'.

Según el cura Pérez, Berrocal fue puesto en libertad "bajo fianza", término éste que el líder guerrillero se negó a precisar. "Nosotros sólo podemos decir que ayudamos a una solicitud de los compatriotas ecuatorianos", añadió Pérez, al aludir que el secuestro del empresario se hizo por petición del grupo ecuatoriano Montoneras Patria Libre.

Pérez, un aragonés que nació en Alfamén el 9 de mayo de 1943, y que fue ordenado sacerdote por el papa Pablo VI en 1966, llegó a Colombia dos años después, tras ejercer durante un año su ministerio en Santo Domingo. Muy recientemente, algunos medios periodísticos colombianos informaron que el cura Pérez había sido fusilado por sus propios compañeros al descubrir éstos que su líder envió un millón de dólares a ETA. Sin embargo, Pérez, por quien el Gobierno da por su cabeza 500.000 dólares, fue tajante al desmentir sus vínculos con ETA. "Con ETA no tenemos, ni hemos tenido contacto alguno".

El líder del ELN, la única organzación guerrillera colombiana que se niega a mantener diálogos de paz con el Gobierno, añadió, al referirse a ETA: "A mí no me parece lo más correcto que se hagan atentados donde sufra la vida humana, de personas civiles o inocentes, que no están participando en el conflicto, y creo que eso es un poco la crítica que se ha hecho a ETA".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de junio de 1990.

Lo más visto en...

Top 50