Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo señor del humo

El jefe contrabandista Sito Miñanco ha sido la principal víctima de las últimas operaciones policiales en Galicia

Santiago de Compostela

Es el más joven entre los jefes, pero una imparable carrera ha permitido a José Ramón Prado Bugallo, Sito, el hijo de los Miñancos de Cambados, convertirse a sus 34 años en el contrabandista más famoso de la ría de Arousa. Comenzó como mariscador furtivo, y una pasión frustrada en lajuventud, el fútbol, le ayudó a meterse en el bolsillo a muchos de sus vecinos. La captura en las últimas semanas de hombres que han trabajado para él cuando transportaban cargamentos de tabaco y droga ha colocado a Sito Miñanco, residente en Bélgica y asiduo de Panamá, en primera línea, donde siempre le ha gustado estar.

MÁS INFORMACIÓN

Algunos habitantes de la ría dicen de él que tiene "buen corazón". Le gusta estar rodeado de mucha gente, con la que se muestra extremadamente generoso. Cuando detienen a un hombre suyo, nunca deja tirada a la familia y ha ofrecido dinero para sufragar los gastos de amigos enfermos. Hay quien ve en él una especie de Robin Hood, de bandido generoso, sobre todo porque a golpe de talonario consiguió convertir al equipo de fútbol local, el Juventud de Cambados, un pueblo de 13.000 habitantes, en el club gallego más fuerte de la Segunda División B, e incluso llevarlo el año pasado de gira deportiva por Panamá.Cuando el Cambados, en el que Sito también jugó en categoría juvenil, consiguió el pasado año el título de campeón de Tercera División, toda la junta directiva, con él al frente, fue recibida en el Ayuntamiento y se organizó una fiesta popular. Los periódicos de la zona hablaban de un "éxito cimérico e histórico", que atribuían a "José Ramón Prado Bugallo, un hombre de 34 años apasionado por un deporte en el que no logró triunfar como futbolista pero sí como presidente". El propio alcalde Antonio Pillado, del Partido Popular, recientemente dimitido, publicó un bando en la prensa en el que ensalzaba la labor de "gente sacrificada y entusiasta que con su solo esfuerzo y dedicación consigue éxitos como éste".

Imagen filantrópica

Los responsables de la lucha anticontrabando insisten en romper esta imagen filantrópica de Sito, al que los últimos informes sitúan al frente de la más importante organización de la ría de Arousa. Las autoridades siempre han sospechado que fue uno de los primeros arosanos en hacer contactos con la mafia internacional del narcotráfico. Y el propio Sito, celoso de su imagen, lo ha negado reiteradamente. "Yo fume (humo), sí; pero de fariña (harina), nada", cuentan que dijo a algunos socios durante una asamblea del Juventud de Cambados en la que anunció que dejaba la presidencia del club.Sin embargo, el pasado mes de abril dos vecinos de la localidad, habituales tripulantes de la planeadora Coral, que trabaja para el grupo de Miñanco, fueron apresados en Orense cuando transportaban más de 160 kilos de cocaína, una cantidad similar a la hallada horas después en un automóvil abandonado. Dos semanas más tarde, otro alijo interceptado en un camión frigorífico de Cambados elevaba la cantidad de droga a cerca de 500 kilos y convertía las dos operaciones en el más duro golpe de la historia contra el narcotráfico gallego.

El pasado martes la gente de Miñanco volvía a caer en una emboscada tendida por las fuerzas de seguridad. Un remolcador fletado en Amberes (Bélgica) con más de tres millones de cajetillas de tabaco a bordo, tres planeadoras y 18 marineros, gallegos, griegos y chilenos, eran capturados ante las costas de Galicia. El barco, el Smith Joyce of Cairo, había sido especialmente equipado para transportar planeadoras a bordo y de este modo burlar un decreto promulgado por el Gobierno en octubre de 1989 que establece un severo control sobre las salidas de puerto de las lan chas rápidas. El cargamento era la primera tentativa en siete meses de introducir en Galicia cantidades masivas de tabaco rubio de contrabando, una arriesgada operación que parece llevar el sello de Prado Bugallo. Los vecinos del pueblo se han acostumbrado ya a las otras dos grandes pasiones de Sito, además del fútbol, los coches y las mujeres exóticas. Nadie sabe cuántos automóviles posee, porque hoy conduce un Ferrari como el que exhibía Sonny Crocket en Miami vice y mañana se le ve con un flamante Toyota matriculado en Amberes. Sus juergas en suites de lujo de hoteles de la zona son tan legendarias como el supuesto romance que vivió con la hija de un ministro panameño durante el régimen del general Manuel Antonio Noriega.

Desde hace varios meses nadie le ve por Cambados. Su esposa, que también conduce automóviles de lujo, y sus dos hijas vivían hasta hace poco en un modesto piso, aunque recientemente se han trasladado a una casa más elegante. Sito, un duro de película al que le gusta vestir trajes impecables, es ya el nuevo mito de los señores del humo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de junio de 1990