Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desacuerdo árabe sobre la emigración de judíos soviéticos

ENVIADA ESPECIAL La unanimidad reflejada por los discursos de los dirigentes árabes respecto a las amenazas a su seguridad carece de equivalente en el otro gran tema de la cumbre extraordinaria que, desde el pasado lunes, celebran en Bagdad. La emigración de judíos soviéticos a los territorios ocupados ha recibido desde el principio la crítica solidaria de todos los países árabes. Sin embargo, a la hora de estampar su firma en una resolución de condena a todas las partes implicadas, aún no han logrado superar las diferencias aparecidas durante el consejo ministerial preparatorio.

En sustancia, el proyecto de resolución preparado por los ministros de Exteriores durante su encuentro de los pasados días 22 y 23 hace un llamamiento a la comunidad internacional para que se ponga freno al flujo de judíos soviéticos que están llegando a los territorios ocupados. El texto pide -una vez más- que se garanticen los derechos legítimos de los palestinos, así como que se tomen las medidas necesarias hacia los países e instituciones que facilitan esa inmigración, en especial la ayuda financiera a Israel, que permite los asentamientos en territorios árabes.

Precisamente ahí, en la determinación de esas "medidas necesarias", radican las discrepancias del foro árabe. El líder palestino Yasir Arafat lo ha planteado con claridad. "¿Qué estáis haciendo para vencer la opresión?" , preguntó a sus pares durante su intervención de anteanoche. En su opinión, la respuesta son sanciones, boicoteo económico, presión política, e incluso el sabotaje si falla todo lo demás. Esta línea, que encuentra apoyo entre iraquíes y libios, tiene su contrapunto en la actitud más moderada de saudíes y egipcios que, por diversas razones, quieren evitar la "gran condena" a las superpotencias.

La misma dificultad ha impedido, hasta el momento, el acuerdo sobre la redacción de una carta dirigida a los dos grandes. Estas discrepancias han motivado el retraso de la clausura de la conferencia, inicialmente previsto para hoy. De no alcanzarse un consenso en las sesiones previstas para esta mañana, resultará difícil ocultar la sensación de fracaso. Esta reunión extraordinaria de la Liga Árabe fue convocada a toda prisa con el objetivo declarado de hacer llegar a la cumbre de Washington una postura común de todos los países miembros.

Enfrentamientos

Ante los enfrentamientos surgidos en el seno del encuentro, un sector de los participantes ha sugerido renunciar a la tan traída y llevada carta, y sustituirla por una copia de la resolución final.Fuentes egipcias aseguran que se enviará una respuesta dial mensaje a la Liga del presidente soviético, Mijaíl Gorbachov. En él, Moscú expresa su comprensión del problema que plantea la emigración de judíos soviéticos a Israel y asegura que está dispuesto evitar sus consecuencias negativas para los palestinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de mayo de 1990