Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Trabajadores del Carlos III no volverán sin garantías sanitarias

Los trabajadores de Farmacobiología del Instituto de Salud Carlos III, de Majadahonda, manifestaron su intención de no volver al centro hasta que obtengan garantías de que los problemas de contaminación e insalubridad están solucionados, según aseguraron ayer portavoces de los sindicatos Comisiones Obreras, UGT y la Confederación Sindical Independiente de Funcionarios (CSIF), que también denunciaron el vertido incontrolado de sustancias peligrosas a pozos negros "que a veces se desbordan".

En los centros del instituto en Majadahonda se realizan las investigaciones a nivel nacional sobre sida y enfermedades infecciosas, alimentación, productos farmacológicos y sanidad ambiental.Jesús Ortega, secretario general de UGT en Majadahonda, denunció ayer la existencia de vertidos de sustancias como cloroformo o amoniaco a las piletas de los laboratorios del instituto, situación que era conocida, según sus palabras, por los responsables del instituto y del Ministerio de Sanidad y Consumo. "Estos vertidos acaban en los pozos negros y fosas sépticas que hemos visto desbordadas cuando los camiones han tardado algo más de lo previsto en vaciarlas", dijo Ortega. Los sindicatos han pedido que se realice un estudio para determinar el grado de contaminación de la capa freática en los terrenos cercanos.

La existencia de hornos crematorios, controlados por personal sin la cualificación necesaria; la lentitud en terminar una depuradora para limpiar estas aguas residuales que fue pedida hace ya tres años, el derrumbe del techo de la tercera planta del centro de farmacobiología, y la situación "insostenible" en la que trabajan los aproximadamente 900 empleados de este centro, "que respiran gases tóxicos filtrados a los conductos de ventilación", ha obligado a UGT a presentar una denuncia el pasado martes ante el juzgado de instrucción de la localidad, y ha provocado que los trabajadores se nieguen a entrar en el centro por dos semanas consecutivas.

Identificación

"No hemos interpuesto querella criminal contra nadie concreto, porque queremos que sea la Administración la que identifique a los responsables", dijo el representante de UGT.Rafael Nájera, director del instituto desde su creación hace cuatro años, manifestó que las obras "están muy avanzadas" y que en los centros "no existe contaminación". Los sindicatos denunciaron la actitud personalista de Nájera, "sólo preocupado por sus investigaciones sobre el sida".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de mayo de 1990

Más información

  • Los sindicatos denuncian vertidos tóxicos incontrolados