Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España detecta la concesión de créditos irregulares concedidos por la Caja de Jerez

El Banco de España ha realizado una inspección a la Caja de Ahorros de Jerez en la que ha detectado la existencia de "riesgos irregulares" por valor de 7.123 millones de pesetas en operaciones crediticias entre las que destaca un crédito hipotecario de 1.200 millones concedido a la empresa inmobiliaria Procomún. Esta empresa está vinculada a Eduardo Arredonda, hermano del dirigente del Partido Andalucista Miguel Angel Arredonda. La Caja de Ahorros de Jerez está presidida por el alcalde socialista de Los Barrios (Cádiz).

En el informe del Banco de España, aunque no se especifica el beneficiario del crédito, se señala con respecto al mismo "que su buen fin se basa en la restauración de un inmueble adquirido con parte de tal suma, estando seriamente cuestionada la bondad del proyecto por la propia documentación que acompaña la propuesta del crédito".En el informe de la inspección del Banco de España, cuyo responsable máximo es Miguel Martín, se subraya que de los riesgos contraídos por la caja, 1.967 millones de pesetas corresponden a corporaciones locales que presentan reiterados impagos a los vencimientos de las operaciones anteriores. Precisamente, uno de los ayuntamientos con el que la caja realiza mayor número de operaciones crediticias es el de Jerez, cuyo alcalde es el andalucista Pedro Pacheco, candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía y vicepresidente de la entidad. El presidente de la caja es Miguel Domínguez, alcalde socialista de Los Barrios, y en el consejo hay mayoría de miembros del PSOE aunque también forman parte un número importante de personas vinculadas al Partido Andalucista.

Circuito de Jerez

La inspección del Banco de España incluye en el capítulo antes mencionado de riesgos irregulares contraídos por la caja, otros 325 millones de pesetas a nombre de Circuito de Jerez, S. A., sociedad cuya mayoría de acciones corresponde al ayuntamiento. Según la autoridad monetaria, la situación de quiebra técnica e impago reiterado de su obligaciones con la caja, "forzaba a su inmediata calificación y total cobertura, según se indicó a la dirección".Se añade en el informe que para eludir la total cobertura se han cancelado esos pagos con cargo a un crédito formalizado en diciembre del año pasado y a plazo de tres meses a nombre del Ayuntamiento jerezano. Al respecto, el Banco de España advierte que el ayuntamiento concentra riesgos que "prácticamente agotan el límite máximo del 40%. de los recursos propios computables a la entidad".

El informe está fechado en marzo de este año y se refiere a la situación de la entidad al 31 de agosto del año pasado. En el mismo se añade que al término de la visita de la inspección, en cuanto a la cobertura de la insuficiencia de los fondos para insolvencia y otros especiales, "la entidad había regularizado contra la cuenta de resultados diversas partidas hasta un total de 552 millones de pesetas". Con todo la inspección del Banco de España indica que "la caja debe proceder a la urgente regularización de los ajustes pendientes por importe de: 906 millones de pesetas y cursar las instrucciones precisas con el fin de evitar en el futuro la existencia de esas deficiencias que afectan al patrimonio de la entidad".

Por otra parte, el montante de los riesgos a nombre de corporaciones locales asciende al 7,76%. del total de sus créditos y préstamos frente al 3,1 % que, como media, presenta el conjunto de las cajas confederadas. En este sentido el Banco de España comunica al consejo de administración de la caja que "debe sopesar si el nivel alcanzado de financiación de las corporaciones locales resulta en el mejor interés de la propia caja de ahorros, dado que aunque esa clase de riesgos están exentos de cobertura, originan una considerable inmovilización de recursos financieros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 1990

Más información

  • La inspección cuestiona la viabilidad de operaciones por valor de 7.000 millones de pesetas