Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los pescadores detenidos en Marruecos faenaban con redes ilegales

Los dos pesqueros que fueron interceptados por una patrullera marroquí en la tarde del pasado viernes trabajaban con un sistema de pesca "ilegal", denominado doble malla, consistente en colocar dos redes superpuestas, aunque cada una de ellas con las medidas reglamentarias. Así lo ha confirmado el presidente de la Interfederativa Andaluza de Cofradías de Pescadores, Rafael Montoya, quien ha descartado cualquier tipo de movilización en Algeciras.Bautista Molina Soler, patrón del pesquero Nuevo José Molina, y José Navalciro, contramaestre del Playa de Getares, firinaron ayer en Rabat el acta de la comandancia de Marina que les acusa de pescar con copo anti rreglamentario, llevar doble malla y negarse a dirigir sus barcos al puerto de Casablanca cuando fueron conminados a ello por la policía marítima marroquí. Ambos permanecen en libertad, a la espera de cumplir la sanción que les será impuesta hoy.Los cincuenta pesqueros con base en Algeciras, que permanecían atracados en solidaridad con los detenidos, se incorporaron ayer al trabajo nada más enterarse de que sus compañeros habían reconocido que faenaban ilegalmente. No obstante, algunos barcos, pertenecientes a la base de Santa Pola (Alicante), a cuya flota pertenece el Nuevo José Molina, continuaban en los muelles, a la espera de conocer noticias de Rabat.

Rafael Montoya dijo ayer que su cofradía no respaldará ningún tipo de acción en el puerto algecireño que suponga un encubrimiento a pesqueros que han utilizado artes de pesca no permitidas en los caladeros de Marruecos, en referencia a la doble malla empleada por los barcos interceptados. Para Montoya, las movilizaciones por los tripulaciones de los barcos afectados deberían de realizarlas en los puertos a los que pertenecen "si es que sus tripulaciones siguen estimando que los apresamientos han sido injustos".

Tanto en la Cofradía de Pescadores de Algeciras como en la Asociación de Armadores se mantenían contactos para conocer el futuro inmediato de los dos marineros retenidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de mayo de 1990