Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERIA DE SAN ISIDRO

Palomar no banderilleará más en Madrid

El diestro José Luis Palomar, que hoy tiene su única actuación en la Feria, asegura que no piensa banderillear más en Las Ventas porque últimamente nunca da la talla en este aspecto. Está anunciado esta tarde: con otro matador-banderillero, Pedro Castillo, contratado también solamente para un festejo, y Tomás Campuzano, al que todavía le queda una corrida en el abono. Los toros son de Murteira Grave.Palomar, soriano de 37 años, con 13 temporadas de alternativa, agrega otra razón de peso para no poner banderillas: "A partir de ahora, y en las plazas importantes, sólo lo haré si entiendo que el toro se presta al lucimiento, lo que es dificilísimo con los de Murteira. Si no es así, banderillearán mis subalternos, que no necesitan lucirse". El diestro acepta que en plazas de segunda y tercera categoría tal vez deba echar mano de las banderillas: "Es que si las rechazas, no veas la que te arman después, en cuanto coges la muleta".

Confiesa que esta es la única concesión a lo que denomina populismo taurino, tan contrario a su estilo, que califica de recio, castellano y con mucha verdad. Su ilusión es que un triunfo en Las Ventas le sirva más que en otras ocasiones, aunque se muestra pesimista: "Cómo no soy figura, muy posiblemente los despachos me derroten de nuevo".

Mucho más optimista se muestra el algecireño Pedro Castillo, 27 años y nueve de alternativa, que afirma encontrarse en su mejor momento personal y taurino: "Mi madurez me permitió destacar a en 1989 y reconquistar Sevilla en la pasada feria, ahora es el turno de Las Ventas". Castillo sí tiene pensado banderillear: "No puedo dejar pasar ni una oportunidad para seguir mi ascenso en el escalafón y lo haré aunque los toros no reúnan condiciones, porque sé que el público de Madrid es muy agradecido y sabrá valorar al menos mi entrega". Su optimismo le desborda también cuando se refiere a los Murteira, a los que califica de difíciles pero añade que siempre salen algunos buenos: "Y me van a tocar a mí".

"El que seguro que no va a poner banderillas soy yo, sean cuales sean las condiciones de los toros", bromea Tomás Campuzano, nacido en Écija (Sevilla) hace 33 años y con 12 ya de alternativa. Criado en la localidad también sevillana de Gerena, se considera un especialista en toros de Murteira: "Cada año mato tres o cuatro corridas de esta divisa, con la que alcancé mi primer triunfo resonante en Madrid en el verano de 1980". Campuzano estima que la ganadería ha mejorado mucho desde entonces.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de mayo de 1990