Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex gerente de la EMV dice que Álvarez sólo le hizo sugerencias profesionales

Oswaldo Román, ex gerente y ex consejero delegado de la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV), negó ayer que Luis Álvarez, concejal del Partido Popular (PP), impusiera listas de arquitectos, desmintió la existencia de pactos entre partidos políticos en temas urbanísticos e indicó que asume la responsabilidad plena sobre las decisiones adoptadas hasta octubre de 1989, en que abandonó la empresa. Román indicó que lo único que había hecho Alvarez, como (consejero y arquitecto, fue plantearte algunos nombres. "No tuve inconveniente en incorporar gente tanto propuesta por Luis Álvarez como por otros, siempre que hubiera un criterio profesional".

"En este tema hay bastante fabulación", inició Román. "En la Empresa Municipal de la Vivienda no ha existido ninguna cuota de poder profesional por parte de Luis Álvarez, ni ha habido pacto entre partidos políticos. Todos los criterios que apliqué fueron profesionales", asegura este arquitecto que en 1985 se incorporó como gerente de la ENIV."Para la selección de profesionales a quienes adjudicar proyectos teníamos diferentes fuentes de infórmación, tales como los profesores de la escuela o nuestros propios técnicos. Álvarez es arquitecto. Era el único consejero que formaba parte de los jurados, era profesor de la escuela y estuvo en el origen de Europan, concurso europeo de jóvenes arquitectos. Tenía un volumen de posible información que podía ofrecer", asegura Román.

"Al igual que los técnicos de la EMV, Álvarez planteó nombres. No es que propusiera listas, sino que decía que había una persona con tal experiencia o tal especialización. Nunca llegó a plantear el tema con imposiciones o exigencias, que yo no hubiera admitido, ni yo di pie para que se planteara una negociación. No había moneda de cambio. No he pactado en mi vida nada con un concejal. Tenía la capacidad de proponer y sus propuestas se: asumían como las de otros colectivos después de ser pasadas por un filtro profesional".

La mitad de las propuestas

Román, arquitecto cuya comparecencia ha solicitado el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, asegura que "no todas" las propuestas del concejal del PP fueron aceptadas. "No sé, pero debimos aceptar un 50% de los nombres". Román no recuerda, sin embargo, que otros consejeros le facilitaran nombres, y desvincula al concejal socialista Jesús Espelosín, presidente entonces del Consejo de Administración de la EMV, de estos temas. "El responsable no era él, que no tenía ni idea de un tema menor como éste. El responsable era yo y asumo al ciento por ciento las decisiones tomadas. Nadie metió la mano con mi conocimiento o mi aquiescencia y me preocupa que el celo de algún técnico pueda llevar a hacerle ver una situación anómala donde no la hay".Román negó que se hubieran producido los supuestos vetos de AIvarez a Javier Carvajal o a Alerto Campo Baeza. "En el caso e Carvajal, la intención fue siempre sacar a concurso el proyecto del edificio de la M-30 y no adjudicarlo directamente. Sin embargo, alguien habló con Carvajal antes que con los otros, pero yo no le encargué nada a Carvajal. Por lo tanto, no se le quitó el proyecto".

"El tema de Campo Baeza fue diferente. Entregó un magnífico proyecto, pero cuando comenzó la construcción surgieron dificultades de cimentación que requerían personas más dedicadas a la dirección de la obra, por lo que se le ofreció una dirección compartida que rechazó". "A pesar de todo, creo que hay que llegar al final, pero con hechos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 1990

Más información

  • Oswaldo Román niega la existencia de un pacto entre partidos