Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INVESTIGACIÓN SOBRE LOS FONDOS DE LOS PARTIDOS

Los investigadores del 'caso Naseiro' analizaron la adjudicación de aparcamientos en Valencia

Las adjudicaciones concedidas para la construcción y explotación de diversos aparcamientos subterráneos en Valencia fueron uno de los negocios urbanísticos que investigó el magistrado Luis Manglano en relación con la financiación de partidos políticos. La comisión de compras, presidida por el concejal del Partido Popular (PP) Salvador Palop, una de las personas detenidas junto a Rosendo Naseiro, ex tesorero del PP, aprobó inicialmente, en marzo de 1989, conceder a la empresa Saltair, SA, la adjudicación del aparcamiento de la calle de Gómez Ferrer tras ser cambiado el pliego de condiciones.

La empresa Saltair, SA, es una filial de la empresa Sociedad Anónima Valenciana de Estacionamientos (SAVE) cuyos directivos están acusados de varios delitos de falsificación de documentos, apropiación indebida y un delito contra la Hacienda Pública. Entre los inculpados se encuentra el ex presidente de la Confederación Empresarial Valencia (CEV), Vicente Iborra. Precisamente el juicio del denominado caso Save comenzará en la Audiencia de Valencia el próximo día 4 de junio.El Ayuntamiento de Valencia sacó a concurso el pasado año la construcción de 12 aparcamientos en diversos puntos de la ciudad por un periodo de concesión de 50 años y por un importe de unos 2.000 millones de pesetas. De los 12 aparcamientos previstos se ha adjudicado hasta ahora la explotación de 11 de ellos a las empresas, Dragados y Construcciones; Saltair SA; Promoción de Infraestructuras SA; y Cubiertas y Mzov.

Fuentes municipales señalaron que el expediente del aparcamiento de la calle de Gómez Ferrer se encuentra actualmente en los Tribunales de Justicia, aunque no supieron precisar el juzgado exacto. Los expedientes de los aparcamientos de la plaza de San Agustín, el de mayor capacidad, y de la avenida del Antiguo Reino, -también adjudicado a Saltair, SA- se encuentran en el notario, según los servicios municipales.

Sin embargo, según un informe emitido por la oficina de contratación, el día 3 de marzo de 1989, la comisión municipal de Urbanismo decidió modificar el pliego inicial de condiciones que se exigía para la adjudicación del aparcamiento de la calle Gómez Ferrer y no valorar el plazo de concesión. Esta modificación suponía que la empresa Saltair, SA, obtenía la máxima puntuación, pese a que en el informe emitido por la oficina económico-financiera obtenía el segundo lugar por detrás de Cubiertas y Mzov.

El citado documento dice textualmente: "En cuanto al informe de la oficina económico-financiera que estudia cada uno de los apartados exigidos en el pliego de condiciones, atribuyendo unos puntos a cada plica, en virtud de una ecuación en la que entre otros elementos se tiene en cuenta el menor periodo de tiempo de la concesión. A este respecto hay que señalar que en los pliegos de condiciones, redactados por el servicio de: Transportes y Circulación, se contenía en el baremo este elemento. Sin embargo, fue eliminado en la modificación al pliego propuesta por la comisión de Urbanismo, del 2 de mayo de 1988, y aprobada por el pleno corporativo. De lo que se deduce que es voluntad política el no valorar el plazo de concesión".

Cambio de baremos

Mientras en el baremo realizado por los servicios económicos la empresa Saltair, SA, obtenía 3 puntos y Cubiertas y Mzov una puntuación de 5, el resultado final, una vez eliminado el requisito del periodo de concesión era de 20,75 puntos para Saltair SA, y 17,625 para Cubiertas. Asimismo, el servicio económico hace constar que la empresa Saltair, SA, pese a obtener mayor puntuación, no aporta un plan temporal de amortizaciones. Resalta también que este hecho representa un peligro y que podría suponer un perjuicio para los intereses municipales.

A pesar de estas advertencias, la comisión de Compras, presidida por Salvador Palop, decidió adjudicar la concesión a la empresa Saltair. Esta medida fue ratificada por el pleno del Ayuntamiento el día 5 de abril de 1989 con todos los votos a favor, excepto los de Izquierda Unida-UPV, que se abstuvo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de abril de 1990

Más información

  • El concejal Salvador Palop preside la junta de compras que aprobó otorgar las licencias