_
_
_
_

Irritación contra Leguina en el PSOE andaluz

Anabel Díez

Dirigentes del PSOE de Andalucía mostraban ayer su enfado con el secretario general de la FSM, Joaquín Leguina, por sus declaraciones en torno al modo de sustitución de José Rodríguez de la Borbolla, y le atribuían cierta irresponsabilidad al ahondar en esta polémica en vísperas electorales. "Ésta es la secular tradición de Madrid de sentirse singular, cuando representa al 10% del partido, mientras que Andalucía es el 33%". Estos interlocutores andaluces, a modo de reproche, indicaron que nunca se les ocurriría decir, "por ejemplo, que Barranco puede ser mejor candidato que Leguina a la presidencia de Madrid". Por su parte, miembros de la Ejecutiva federal aseguraron ayer haber realizado una labor de conciliación cerca de la ejecutiva madrileña para que anteayer ésta no celebrara una reunión en la que iba a tratarse este asunto, y en el que sin duda se producirían enfrentamientos entre el presidente de la FSM, José Acosta, y el propio Leguina. "Es mejor que se enfríe el ambiente", dijeron estos interlocutores.

Izquierda Socialista

Las mismas fuentes no ocultaron el deseo de algún sector de la organización madrileña para desbancar a Leguina, lo que tendría la firme oposición de Izquierda Socialista y del importante apoyo que todavía conserva Leguina en las agrupaciones del partido.Dirigentes del sector guerrista negaron ayer que estuviese preparada una operación para que Leguina no sea nominado candidato de los socialistas a la autonomía madrileña, pero que el mejor camino para la reelección no era la tendencia que ahora tenía de "autoexcluirse", lo que, en el lenguaje de la dirección del PSOE, referido a un posible candidato, es premonitorio, ya que lo mismo se decía de José Rodríguez de la Borbolla hace tres años.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Anabel Díez
Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_