El alumnado de los talleres-escuelas se nutre de familias con escasos recursos

La mayor parte de los 1.027 alumnos que acuden a las aulas-taller en la región madrileña proceden de familias numerosas y con un bajísimo nivel de ingresos, que las coloca en el umbral de la pobreza. Las conclusiones de un estudio sociológico que publicará la Comunidad de Madrid reflejan que a pesar de estas dificultades los alumnos están mucho más satisfechos con su actividad actual que con el período de escolarización, que muchos no llegaron a finalizar.En total funcionan 29 aulas de educación compensatoria, repartidas en los municipios de Alcalá, Aranjuez, Coslada, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Móstoles, Parla, Valdemoro y varios distritos de Madrid, donde estudian 1.027 alumnos dirigidos por 128 profesores.

La Consejería de Educación decidió realizar este estudio para evaluar el perfil social y cultural de los alumnos que han pasado por estas aulas-taller. Las primeras conclusiones han señalado que estos adolescentes se encuentran mucho mejor en estas aulas que en las de las escuelas a las que acudieron, generalmente hasta los 14 y 15 años, y por no más de ocho cursos.

Estos jóvenes suelen ser en un alto porcentaje (el 44%) los hijos menores de familias numerosas, a las que pertenecen el 56% de los asistentes a estas aulas. Un 16% tienen más de seis hemanos.

Los problemas más graves de estas familias aparecen en este estudio. El peor es el de la violencia verbal y física, que se da en el 18% de los hogares. El consumo abusivo de alcohol es admitido en el 15% de los casos, y el de drogas en el 9%. Un 10% viven en familias donde existe algún miembro que ha pasado por la cárcel. De hecho, un 18,8% de estos jóvenes ha pasado alguna vez por comisaría.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS