Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Las Meninas' permanecerá definitivamente en la gran sala Velazquez del Prado

El cuadro se mantendrá en el lugar que ocupó durante la exposición antológica del pintor

Las Meninas, el cuadro más famoso de Velázquez, permanecerá de forma definitiva en la gran sala Velázquez del Museo del Prado, lugar en el que se ubicó provisionalmente durante la exposición dedicada al pintor sevillano, que se clausuró el pasado domingo. Alfonso Pérez Sánchez, director del Museo del Prado, que participó ayer en Córdoba en el VII Congreso Internacional de la Federación Mundial de Amigos de los Museos, declaró que la medida "se había adoptado como consecuencia de la buena acogida que ha recibido durante la exposición la ubicación del lienzo". Pérez Sánchez afirmó, por otra parte, que el cristal que actualmente protege el Guernica de Picasso será retirado a finales de este año.

Hasta el inicio de la exposición Velázquez, Las Meninas (pintado en 1656 y denominado en su tiempo La familia de Felipe IV) y desde su restauración, se exhibía en una pequeña sala acondicionada expresamente en el Museo del Prado, en una habitación a media luz en la que el espectador podía acercarse como si él también entrara en la atmósfera del cuadro. Era más un juego escenográfico que una exhibición convencional y resultaba algo incómodo cuando el número de visitantes era excesivo.El elogio unánime, tanto popular como de la crítica especializada, sobre la decisión de ubicar durante la exposición el famoso lienzo en uno de los frentes de la gran Sala Velázquez del Museo del Prado, en un gran recinto mucho más amplio e iluminado y menos recogido que el anterior, ha inducido a los responsables de la pinacoteca a mantener de forma definitiva Las Meninas junto con el resto de la colección Velázquez del Museo del Prado, que reúne cerca de la mitad de la producción total del pintor sevillano.

A pesar de las críticas a la exposición Velázquez vertidas por diversos participantes en el congreso de Córdoba, todos ellos han coincidido en señalar como "un acierto pleno" la ubicación, en principio provisional, del famoso cuadro.

Tanto el crítico estadounidense Robert J. Losher (director del Art Institute de Chicago, Estados Unidos), como Kurt W. Forster (director del Getty Center, de Los Ángeles, California) han señalado a este periódico que "probablemente ha sido la medida más certera de cuantas se han tomado en torno a la exposición Velázquez".

Alfonso Pérez Sánchez, que señaló que la exposición ha sido "un hecho singular, un triunfó", se mostró satisfecho de los resultados de la misma, aunque confesó que no encuentra "una explicación racional" al fenómeno. "El año pasado, cuando organizamos la exposición sobre Goya, no se llegó a alcanzar la cifra de 100.000 visitantes", dice el director de la primera pinacoteca de España, sorprendido por el "inesperado éxito" de la muestra, en relación con otras importantes exposiciones organizadas por el propio Museo del Prado.

El director de la pinacoteca nacional rechazó las críticas vertidas en torno a que el excesivo número de visitantes hubiese podido perjudicar los lienzos de la pinacoteca. "En ningún momento, salvo los días reservados para las visitas otíciales [los lunes] se rebasó la cifra de 500 espectadores a la vez. De ahí las largas colas que se originaron para acceder a la muestra".

'Guernica'

Por otra parte, Pérez Sánchez declaró que el cristal que protege el Guernica de Picasso, expuesto al público desde el 24 de octubre de 1981 en el Casón del Buen Retiro -dependencia anexa al Museo del Prado y dependiente del mismo-, será retirado a Finales de este año "aunque habrá que establecer alguna medida de separación con el público, ya que todavía quedan en este país energúmenos capaces de agredir esta obra de arte, como ocurrió por última vez hace tan sólo algunos días".Desde su regreso a España, el 10 de septiembre de 1981, procedente del Museo de Arte Moderno de Nueva York, el Guernica ha estado continuamente amenazado por grupos extremistas. Aun hoy, cuando han transcurrido más de 50 años de los acontecimientos que motivaron que Picasso realizase esta obra de gigantescas proporciones, el Guernica continúa necesitando particulares medidas de seguridad.

El Congreso Internacional de la Federación Mundial de Amigos de los Museos, que se clausurará el próximo viernes con la presentación de las conclusiones finales, se ha convertido en importante centro de debate de la actual situación museística.

Más de 350 congresistas procedentes de todo el mundo debaten estos días en Córdoba diferentes aspectos museísticos, tanto desde el punto de vista estrictamente artístico, como social, económico, histórico y cultural.

Fundada en 1975, la Federación Mundial de Amigos de los Museos está integrada por 900 asociaciones repartidas por todo el mundo, que conforman un total de 700.000 miembros, "sensibilizados de una u otra forma al fenómeno museo", según señala Aristóteles Phrydas, presidente de la Federacián Mundial. Según uno de sus miembros, participante en el congreso de Córdoba, "se trata de una especie de Cruz Roja de los museos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de abril de 1990