Tres personas heridas por los disparos de un traficante de droga en Sevilla

Tres personas resultaron heridas de bala en la madrugada de ayer en la localidad sevillana de San Juan de Aznalfarache a consecuencia de los enfrentamientos entre vecinos de¡ pueblo y un presunto traficante de drogas. Este, apodado Paco el del Lora, permanece ingresado en el hospital Virgen del Rocío con una lesión de fractura de cráneo a causa de un golpe asestado con un martillo por uno de los vecinos.

La tensión continuaba ayer, al cortar un grupo de manifestantes uno de los accesos al pueblo en señal de protesta. El alcalde, Antonio Perez Sánchez, ha anunciado que solicitará al gobernador civil de la provincia, Alfonso Garrido, la expulsión de las familias de los traficantes.Desde hace varios días, los vecinos de la barriada de Santa Isabel de San Juan de Aznalfarache, localidad de 30.000 habitantes situada en el cinturón de Sevilla, se han venido movilizando contra el comercio de estupefacientes, Los actos de protesta desembocaron en la madrugada de ayer en un fuerte enfrentamiento, cuando un grupo de vecinos intentó impedir la venta de drogas en uno de los puntos habituales, denominado el Callejón del Gato.Según informó la Policía Municipal, uno de los presuntos traficantes, del que sólo se conoce el apodo, Paco, el del Lora, se enfrentó a los manifestantes y les disparó con una pistola del calibre nueve milímetros parabellum. Tres de los concentrados resultaron alcanzados por los impactos. Se trata de Juan Martín, de 38 años de edad; Luis González, de 29, y Francisco Garzoli, de 23. El primero recibió dos disparos en el estómago y el segundo, un balazo en el pecho. Ambos fueron intervenidos quirúrgicamente y se encuentran fuera de peligro, aunque permanecen ingresado en el Hospital Virgen del Rocio Garzoli resultó herido leve y fue dado de alta ayer.MartillazoLas mismas fuentes informaron que cuando al agresor se le terminó la munición, los vecinos se abalanzaron sobre él y le golpearon con varios objetos contundentes hasta romperle el cráneo de un martillazo.

El presunto delincuente se encontraba ayer hospitalizado, en estado grave.

Los enfrentamientos se reaunudaron a primera hora de la mañana de ayer. Algunas (le las familias a las que los vecinos atribuyen actividades delictivas relacionadas con la droga se encararon con un grupo de manifestantes que protestaban por los hechos acaecidos en la madrugada anterior.

Según el presidente de la asociación de vecinos de Santa Isabel, Nicolás González, que es hermano de uno de los heridos, policías de la localidad mantienen una relación de "connivencia" con los propios traficantes. "Uno de los inspectores", afirma González, "es compradre de un narcotraficante, de raza gitana, y va allí a tomar café y a beber con ese hombre".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción