Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El V Centenario pide garantías financieras a los promotores de la esfera armilar

El alto patronato del Quinto Centenario, integrado en su mayoría por miembros del Gobierno, dio ayer el visto bueno provisional al proyecto de construcción de un monumento en forma de esfera armilar (representación de la Tierra y los planetas) de 92 metros de altura en el polígono urbanístico de Valdebernardo (distrito de Moratalaz). Según señaló el secretario de Estado de Cooperación Internacional, Luis Yáñez, el alto patronato ha "instado" a la sociedad estatal Quinto Centenario a ajustar "financiera y técnicamente el proyecto en todos sus aspectos" para evitar incrementos sobre los 6.000 millones de pesetas presupuestados y "desviaciones" en la fecha de terminación del monumento, prevista para el verano de 1992.Yáñez precisó que el alto patronato, aunque es un órgano de consulta y no ejecutivo, ha solicitado a los promotores de la esfera armilar -la sociedad Quinto Centenario y la cooperativa Promoción Social de la Vivienda (PSV), controlada por el sindicato UGT- la presentación de un plan de financiación que garantice "el éxito del proyecto".

En el curso de la presentación pública del proyecto de esfera armilar (ver EL PAÍS del pasado día 3), el consejero delegado de la sociedad Quinto Centenario, Ángel Serrano, recordó que se ha llegado a un preacuerdo con PSV para cofinanciar la construcción de la esfera armilar. Ambos promotores correrán con la mitad de los gastos de construcción. La sociedad Quinto Centenario se resarcirá de la inversión mediante el cobro de entradas al monumento y la comercialización de sus derechos de imagen durante un plazo no inferior a 10 años.

Por su parte, PSV, que concentrará los 67.000 metros cuadrados previstos en Valdebernardo para usos comerciales en torno al monumento, recuperará su inversión, según el responsable de la cooperativa, Carlos Soto, gracias a un "pequeño truco: el mayor valor que la esfera proporcionará al suelo terciario". Soto negó la existencia de afán de lucro en la operación urbanística de Valdebernardo, ya que PSV recibe suelo para usos comerciales como compensación por los gastos de urbanización del polígono.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 1990