Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria pedirá al Banco de España facilidades para que las eléctricas puedan endeudarse en divisas

El Ministerio de Industria y Energía planteará al Banco de España la conveniencia de que las compañías eléctricas se beneficien de una flexibilización respecto de algunas de las medidas que aprobó -en el marco de su política monetaria restrictiva- para dificultar a las empresas el acceso al crédito en divisas. Esta petición, según afirmó el secretario general de la Energía, Víctor Pérez Pita, se formulará después de comprobar las dificultades que en 1989 ha tenido el sector para reducir su nivel de endeudamiento, cifrado en 3,8 billones, es decir, sólo 28.000 millones de pesetas menos que en 1988.

De acuerdo con los cálculos realizados por el sector, en 1989 las empresas eléctricas han tenido que encajar en sus respectivas cuentas de resultados unos 30.000 millones de pesetas, cantidad en la que se estima el sobrecoste -inicialmente no previsto- que han tenido que asumir como consecuencia del comportamiento seguido por el mercado financiero español.Los datos aportados recientemente por el presidente de la patronal Unesa, Manuel Gómez de Pablos, en el sentido de que el endeudamiento global de las compañías tan sólo se ha reducido a lo largo del pasado ejercicio en 28.000 millones de pesetas, arrojando una cifra total de 3.869 billones, ha provocado preocupación entre los responsables energéticos de la Administración, según reconoció el secretario general de la Energía y Recursos Minerales, Víctor Pérez Pita.

Se da la circunstancia de que un 30,4% de la deuda asumida por las eléctricas se encuentra en moneda extranjera, mientras que el restante 69,6% lo está en pesetas. Teniendo en cuenta la evolución alcista de los tipos de interés españoles a lo largo de 1989, es lógico comprender el negativo efecto que esta circunstancia ha tenido sobre los costes financieros de las empresas del sector.

Medidas monetarias

Hasta principios del pasado año, las compañías eléctricas podían compensar el comportamiento alcista del mercado crediticio español mediante la apelación a la financiación exterior. Sin embargo, el 1 de febrero de 1989 el Banco de España tomó algunas medidas de carácter monetario en un claro intento por intentar frenar el fuerte crecimiento del crédito al sector privado de la economía que estaba teniendo lugar desde el otoño de 1988.Las medidas decretadas por la autoridad monetaria incluían la subida de 1,5 puntos del coeficiente de caja y el establecimiento de depósitos obligatorios -sin remuneración- en el Banco de España respecto de los créditos nominados en divisas. En el caso de bancos y cajas, el depósito fijado era del 20% y en el de las empresas se elevaba hasta el 30%.

A finales del mes de noviembre, sin embargo, la entidad emisora decidió levantar la obligación que pesaba sobre las entidades financieras, aunque no extendió la medida a la financiación de las empresas en moneda extranjera, cuyo depósito obligatorio se mantiene aún en el 30%.

El coste que han tenido que asumir las empresas eléctricas a raíz de esta imposición ha llevado a los responsables del Ministerio de Industria a tomar la decisión de dirigirse al Banco de España a fin de intentar encontrar vías que flexibilicen la normativa vigente, que, según Víctor Pérez Pita, "no pasarían necesariamente por excluir al sector eléctrico de la obligación genérica que pesa sobre todas las empresas".

Las proyecciones con que cuenta el Ministerio y algunos inversores extranjeros no son nada alentadoras. Según un estudio realizado por Rafael Martos, codirector de la OCIDE, existen varios inversores extranjeros interesados en España; las eléctricas aumentarán su deuda a 5,7 billones de pesetas a finales de 1999, como consecuencia, principalmente, de las fuertes inversiones que debe abordar el sector.

Una solución, de acuerdo con el secretario general de la Energía, podría ser liberar a las empresas eléctricas del depósito obligatorio del 30%, atendiendo al plazo de amortización fijado en el crédito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de febrero de 1990

Más información

  • La Administración se muestra preocupada por los 3,8 billones que deben las empresas del sector