Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero califica de "buena voluntad" la no ratificación de Luis Solana

El ministro para las Relaciones con las Cortes, Virgilio Zapatero, manifestó ayer en Cuenca que la decisión del Gobierno de no ratificar en su cargo a Luis Solana en el último consejo de ministros "es una muestra de buena voluntad hacia la oposición, después de que haya aceptado sentarse a discutir la constitución del Consejo de Administración del Ente".Virgilio Zapatero se mostró de acuerdo con el Partido Popular en el sentido de dotar a Radio Televisión Española de un nuevo estatuto. "Estamos de nuevo en un buen momento para llegar a un acuerdo pues tenemos un borrador que ya fue pactado por ambos grupos parlamentarios en la anterior legislatura".

Sin embargo, fuentes del Partido Popular manifestaron ayer a Europa Press que sólo estaban dispuestos a una negociación global que abarque diversas áreas y cuestiones pendientes y no solamente el referido al de la televisión pública española.

Las mismas fuentes adviertieron que ésta es la interpretación correcta que hay que dar a la advertencia realizada por el líder del partido, José María Aznar, cuando tras el debate celebrado la pasada semana en torno al caso Juan Guerra, dijo que a partir de lo que se había visto en el mismo, las relaciones del principal grupo de la oposición con el Gobierno, iban a cambiar sustancialmente. "Ya no estamos por la labor de aceptar negociaciones con los socialistas del tenor de os damos un puestecito más en el Consejo de Administración de televisión para que estéis contentos y al mismo tiempo que sigan actuando como lo están haciendo" añadieron.

Por su parte, la ministra de Asuntos Sociales, Matilde Fernández, señaló ayer en Santander, donde presentó el programa 2.000 del PSOE, que los socialistas no se sienten "en general" ofendidos por los medios de comunicación, aunque agregó que "vemos claroscuros".

Respecto al caso Juan Guerra, Matilde Fernández consideró que "el tema de un ciudadano no es para ser tratado en un Consejo de Ministros", aunque sí se ha hablado, dijo, sobre la regulación del tráfico de influencias, de la que se mostró partidaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de febrero de 1990