Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
UNA NUEVA EUROPA

Estrategia común greco-búlgara contra el fundamentalismo musulmán turco

Grecia y Bulgaria, naciones cristianas ortodoxas ambas y con importantes minorías musulmanas turcas, están desarrollando una estrategia común hacia Turquía que incluye una cooperación militar. Según diplomáticos occidentales en Atenas, este punto de interés común puede convertir a Grecia y Bulgaria en Estados aliados dentro de Europa contra la expansión del fundamentalismo musulmán.El problema se agravó la semana pasada, después de un enfrentamiento entre cristianos griegos y musulmanes de la etnia turca, saldado con un griego muerto y varios heridos de ambos grupos. La situación que vive Grecia es similar a la crisis búlgaro-turca del pasado año, pero Grecia y Bulgaria han afrontado el problema de la minoría musulmana de forma diferente. Bulgaria ha intentado forzar su salida. Grecia, por el contrario, teniendo en cuenta la superioridad numérica de los musulmanes en varios puntos de Tracia occidental, una zona fronteriza con Turquía y Bulgaria, está colonizando el área con griegos procedentes de la región soviética de Pontos. El Gobierno, ha solicitado ayuda para este proyecto del fondo para refugiados de la Comunidad Europea.

La cooperación greco-búlgara se ha acelerado desde la visita del ministro de Asuntos Exteriores búlgaro a Atenas el mes pasado. Bojko Dimitrov llegó procedente de un encuentro en Kuwait con su homólogo turco, Mesut Yilmaz. Según fuentes diplomáticas occidentales, Yilmaz rechazó una propuesta búlgara para un pacto de no agresión.

Miembros del Gobierno griego confirmaron la información y declararon que una propuesta similar griega ha sido repetidamente rechazada por Ankara durante los últimos años. Este rechazo ha provocado un temor a las intenciones de Turquía y ha acelerado sus planes para una cooperación militar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de febrero de 1990